| 12/27/2006 12:00:00 AM

Boom del consumo impulsa créditos en Venezuela

El repute de la actividad crediticia en el país ocurre en un contexto de fuerte activación. La economía registró en el tercer trimestre un crecimiento de 10,2% del producto interno bruto (PIB), en comparación con el mismo período del 2005.

Caracas- En lo que va del año los créditos al consumo en Venezuela se han duplicado y alcanzado el nivel histórico de 11,5 billones de bolívares (unos 5.000 millones de dólares) en una clara expresión de que los venezolanos están prefiriendo gastar que ahorrar.

El creciente gasto público, impulsado por el alza de los precios del petróleo, ha inundado a la economía de dinero circulante, lo que ha favorecido el surgimiento de un auge del consumo.

El Banco Mundial señaló en su más reciente informe de perspectivas económicas que el gobierno del presidente Hugo Chávez ha incrementado anualmente el gasto público en 14% en los últimos años.

El diputado oficialista, Ricardo Sanguino, justificó el aumento del gasto fiscal señalando que el gobierno ha dispuesto gran parte de los ingresos para mejorar las remuneraciones de los empleados públicos y financiar numerosos programas sociales para los sectores pobres.

El caudal de dinero circulante en la economía se ha orientado esencialmente hacia el consumo debido a que no existen estímulos para el ahorro por las bajas tasas de interés que están ofreciendo los bancos por los depósitos, expresó José Grasso, profesor universitario y directivo de la firma privada Softline.

Grasso dijo, en entrevista con la AP, que las instituciones financieras están pagando en promedio por los depósitos intereses de 6,59%, que están por debajo de la inflación de 14,9%, lo que hace poco rentable el ahorro para los clientes.

Desde el 2005 el Banco Central de Venezuela (BCV) fijó un piso para las tasas de los ahorros de 6,5%, y un techo de 28% para los créditos, para propiciar el ahorro y la activación económica.

"Con la inflación los activos tienden a subir de precio y es por ello que la gente prefiere comprarlos ahora para protegerse de futuras alzas", indicó Grasso.

El economista y ex gerente del BCV, José Guerra, estimó que la inflación en Venezuela concluirá este año entre 16% a 17%, la mayor de la región y la segunda más alta del mundo.

Guerra atribuyó la aceleración de la inflación a las presiones generadas por los excesos de liquidez, y los ajustes de precios que han realizado los agentes económicos ante el repunte del tipo de cambio paralelo que ha llegado a superar en los últimos días los 3.300 bolívares por dólar, mientras que la tasa oficial está en 2.150 bolívares por dólar.

Guerra manifestó inquietud por el hecho de que la aceleración de la inflación en Venezuela ocurre dentro de un contexto de control de precios y cambios, que están vigentes en el país desde el 2003.

Un estudio de la firma Sotfline refiere que para noviembre pasado la cartera de créditos al consumo cerró en 11,5 billones de bolívares (unos 5,300 millones de dólares), lo que representa un incremento de 100,6% respecto a diciembre del 2005.

Dentro del renglón de los créditos al consumo el mayor crecimiento lo tuvo la cartera de préstamo para vehículos que concluyó en noviembre en 5,22 billones de bolívares (unos 2.400 millones de dólares), lo que representó un crecimiento de 126,3% en los últimos once meses.

De igual forma los créditos de tarjetas de crédito tuvieron entre diciembre del 2005 y noviembre pasado un salto de 83,4% y alcanzaron los 6,31 billones de bolívares (unos 2.930 millones de dólares).

Los créditos al consumo representan 19% de la cartera total de la banca que concluyó en noviembre en 59,7 billones (unos 27.700 millones de dólares). El grueso de los préstamos son de tipo comercial.

AP
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?