| 11/19/2008 12:00:00 AM

Bonos EEUU suben por desaceleración de inflación

NUEVA YORK- Los precios de la deuda del Gobierno estadounidense subieron el miércoles, presionando el rendimiento de la nota a 2 años a un mínimo de tres décadas por las firmes apuestas a que la Reserva Federal recortará las tasas de interés a medida que la economía empeora.

En esto, también influyó el continuo éxodo desde los activos riesgosos hacia la compra de valores seguros como los bonos del Tesoro.

Evidencia de una evaporación de la inflación también impulsó a los precios de los bonos, impulsando a la nota a 30 años, la de más largo plazo del Tesoro, 3 puntos en precio, para un rendimiento del 3,94 por ciento, el menor nivel en más de tres semanas, versus el 4,12 por ciento al cierre del martes.

"Hay todavía una alta preferencia por la calidad y la seguridad. El efectivo está proviniendo de las acciones y otros activos riesgosos y está yendo hacia el mercado de bonos del Tesoro, particularmente los de largo plazo", dijo William Sullivan, economista jefe de JVB Financial Group en Boca Raton, Florida.

Mientras las acciones descendían y los bonos no gubernamentales en algunos sectores se debilitaban marcadamente, una fuga hacia los bonos del Tesoro a corto plazo presionaba el rendimiento de la nota del Tesoro a dos años, que se mueve a la inversa de su precio, a la baja a un mínimo intradía de 1,0725 por ciento, el más bajo desde 1976, de acuerdo con datos de Reuters Ecowin.

El movimiento ocurrió poco después de la divulgación de las minutas de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal celebrada en octubre y pronósticos económicos de la Fed que muestran que se espera la continua alza de la tasa del desempleo.

"Tanto las minutas de la Fed como los pronósticos económicos significan que los bonos del Tesoro podrían tener un mejor desempeño, especialmente en la curva corta, debido claramente a que han dejado abierta la puerta a más flexibilización", dijo David Coard, jefe de ventas de ingreso fijo y operación del Williams Capital Group en Nueva York. La tasa objetivo de fondos de la federales, que el banco central estadounidense fija, está a 1,0 por ciento, el nivel más bajo desde el 2004.

El índice de precios al consumidor, la medida más amplia del Gobierno sobre la inflación, cayó un 1,0 por ciento en octubre por una baja récord en los costos de la energía. Esto comparado con una mediana de pronósticos de analistas de un descenso del 0,8 por ciento.

El descenso récord en el IPC se registra un día después de que el Gobierno dijera que su índice de precios al productor registró una caída mensual récord en octubre.

Otro golpe a la confianza del inversor ha sido los temores de un rápido deterioro en los bienes raíces comerciales, que conducirán a más amortizaciones para los bancos y a renovadas tensiones en los mercados de crédito, dijeron analistas.

Los diferenciales o primas de riesgo sobre los valores comerciales respaldados por hipotecas (CMBS) se han ampliado a niveles récord por preocupaciones de que una profunda recesión perjudicarán a los valores de propiedades comerciales.

"La ampliación en los CMBS les dice que habrá más amortizaciones y más tensión en el sistema, y eso está trayendo demanda de bonos del Tesoro", dijo Carl Lantz, estratega de tasas de interés de Credit Suisse en Nueva York.

La aversión al riesgo en las inversiones de bienes raíces, junto con un descenso récord en octubre en los precios al consumidor, intensificaron la demanda de bonos del Tesoro a largo plazo, que ofrecen un rendimiento mayor que los de corto plazo, dijeron analistas.

Los precios de las notas de referencia a 10 años subieron más de un punto, con su rendimiento cayendo a un 3,37 por ciento tras tocar brevemente un mínimo de dos meses, desde el 3,53 por ciento al cierre del martes. 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?