| 7/25/2008 12:00:00 AM

Bolsas de Asia cayeron el viernes por nuevos datos sobre fragilidad de la economía mundial.

HONG KONG  - Las bolsas de Asia cayeron acentuadamente el viernes tras una recuperación de cuatro días, luego de que flojos datos en Estados Unidos y la volatilidad en el sector financiero volvieron a recordar a los inversores el frágil estado de la economía mundial.

El promedio Nikkei de Tokio cayó un 2 por ciento, con las acciones de Canon Inc como una de las que más perdieron tras ceder casi un 5 por ciento luego de reportar una caída del 12 por ciento en sus resultados trimestrales.

Las acciones en la región Asia-Pacífico excluidas las de Japón perdían un 2,58 por ciento tras tocar su máximo nivel en más de tres semanas el día previo, según mostraba un índice elaborado por MSCI.

El índice Hang Seng de Hong Kong caía un 1,5 por cientos, mientras que el surcoreano KOSPI retrocedió un 1,7 por ciento, liderado por la caída de las acciones de Samsung Electronics luego de que la firma reportó un crecimiento menor al esperado en sus ganancias trimestrales.

El referencial australiano cayó un 3,4 por ciento, arrastrado por las pérdidas en las acciones de National Australia Bank Ltd, que cerraron con una caída del 13,5 por ciento.

El petróleo se recuperaba desde mínimos de siete semanas, subiendo a 125,85 dólares por barril, aunque la creencia de que la demanda de energía se está deteriorando en Estados Unidos mantiene un tope sobre los precios.

El dólar caía ante el yen y el franco suizo, dos monedas asociadas con la estabilidad en tiempos de turbulencia en el mercado.

El dólar se negociaba a 107,07 yenes tras tocar su máximo de un mes un día antes. El euro se negociaba estable, a 1,5695 dólares .

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?