| 5/20/2010 11:40:00 AM

Bolsa y moneda de Brasil se desploman por temor a crisis europea

La bolsa y la moneda de Brasil se desplomaban el jueves por una ola global de ventas, provocada por el temor al impacto que podría tener una crisis de deuda europea en la recuperación económica mundial.

Sao Paulo  - El índice referencial de la Bolsa de Valores de Sao Paulo, el Bovespa, perdía un 2,85 % a 57.986 puntos y ampliaba la pérdida del 1,89 % del miércoles.

El real brasileño, en tanto, se depreciaba un 2,56 % a 1,883/1,885 unidades por dólar en el mercado interbancario, lo que se sumaba a la caída del 0,88 % que registró el miércoles.

Los mercados de todo el mundo se desplomaban por temores a que los problemas fiscales de Grecia, España, Portugal y otros países de la zona euro pesen sobre la recuperación económica global, incluso después de que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) acordara este mes un paquete de rescate de 750.000 millones de euros.

Instrumentos considerados seguros, como el dólar y la deuda soberana estadounidense, se han valorizado debido a esos temores, mientras que los activos considerados como de mayor riesgo, incluyendo los de los mercados emergentes, han caído.

"El posicionamiento también está jugando un rol (...) dejando a Brasil (y al real) generalmente más vulnerables en cualquier venta inicial (de mercados emergentes)", escribió Flavia Cattan-Naslausky, de RBS Securities, en una nota comunicado a sus clientes.

En la plaza local, las acciones del gigante minero Vale se desplomaban un 2,85 %, a 37,89 reales, mientras que las de la petrolera estatal Petrobras perdían un 2,73 %, a 27,77 reales

Los papeles del sector siderúrgico y financiero también caían con fuerza, liderados por los de la acería Usiminas y del estatal Banco do Brasil, que perdían un 3,69 % y un 2,58%, respectivamente.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?