| 5/14/2009 12:00:00 AM

Bolivia sube arancel para algunas importaciones a 35%

(LA PAZ)  El Gobierno de Bolivia aplicará, a partir de junio, un arancel de 35 % a diversos productos provenientes en su mayoría del mercado asiático, con el objetivo de preservar su endeble industria nacional.

Mediante un Decreto Supremo se incorporó a la estructura arancelaria vigente -de un máximo de 20 % - una nueva alícuota de 35% a la importación de más de 300 productos, entre ellos textiles, tapicería y mueblería.

El decreto no afecta a insumos ni materia prima y tampoco tiene alcance a tratados internacionales de la región vigentes en el país como aquellos suscriptos con la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y Mercosur, explicó el Gobierno.

"Es necesario adoptar políticas destinadas a la protección de la industria nacional e incentivar el consumo de productos hechos en Bolivia mediante medidas arancelarias, sin que afecten los precios de la canasta básica o repercutan en el abastecimiento del mercado interno", explica la norma.

Según datos oficiales, más de 2.000 toneladas de ropa de fabricación china ingresan a Bolivia anualmente, de las cuales, sólo un 10 % lo hace legalmente.

Durante los tres primeros meses del 2009, Bolivia importó de China poco más de US$ 90 millones , siendo deficitaria su balanza comercial en US$70,07 millones.

En el mismo lapso de tiempo, las importaciones chinas representaron un 8,8 % del total, siendo el cuarto país en importancia.

El Gobierno de Morales ha prohibido la venta de ropa usada, sin embargo debido a presiones a través de multitudinarias marchas y bloqueos de vías, los denominados "ropavejeros" han logrado ampliar el plazo para su comercialización.

Dicho negocio representa alrededor de US$40 millones anuales y según diversos estudios privados provoca la pérdida de 50.000 empleos al año.

 


(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?