| 8/22/2007 12:00:00 AM

Bolivia no puede impedir hidroeléctricas en Brasil

El Instituto Nacional del Medio Ambiente brasileño (Ibama) otorgó en julio a las hidroeléctricas la primera de los tres permisos o licencias, que por ley, precisa aquí un proyecto con eventuales impactos ambientales.

Brasilia.- Bolivia quiere discutir con Brasil el impacto de un proyecto de dos hidroeléctricas en una zona cercana a la frontera, pero sabe que el plan es una decisión soberana de Brasil y que no la puede impedir, afirmó el miércoles el canciller boliviano David Choquehuanca.

El canciller agregó que funcionarios de ambos países han mantenido reuniones bilaterales porque "tenemos varias preocupaciones que quiero compartir con el canciller (de Brasil, Celso) Amorim".

Consultado sobre si La Paz buscaba la paralización del proyecto de las hidroeléctricas, Choquehuanca dijo que "nosotros no podemos pedir que paralicen eso". "Eso es una decisión soberana de Brasil, lo que nos preocupa a nosotros es si estas construcciones afectan a Bolivia", agregó a los periodistas en la cancillería brasileña, donde llegó en la jornada para asistir a un foro de países de América Latina y Asia del Este.

En julio pasado, Choquehuanca envió una carta a Amorim lamentando que las autoridades brasileñas hubieran otorgado la primera licencia ambiental para la construcción de las dos hidroeléctricas, que estarían ubicadas entre 80 y 190 kilómetros de la frontera con Bolivia.

Amorim ha dicho que Brasil ofrecerá toda la información a Bolivia sobre el proyecto y su impacto, pero que no dejaría de hacer las obras.

Ese primer permiso abrió el camino para que el gobierno llame a una licitación para construir las dos plantas, proyectadas para el Río Madeira, en el estado amazónico de Rondonia, en la frontera con Bolivia. Las dos hidroeléctricas, con un costo estimado de 20.000 millones de reales (unos 10.300 millones de dólares), comenzarían a construirse en 2008 y estarían generando de forma conjunta 6.400 megawatts para cuando entren en operaciones, a partir del 2012.

Bolivia, en cuyo territorio nace el Río Madeira, ha dicho que debe hacerse un estudio sobre las consecuencias de las dos plantas ante posibles impactos en los recursos pesqueros de la región, entre otros.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?