| 2/25/2011 11:00:00 AM

Bolivia parcialmente paralizada por la huelga de chóferes del transporte

Bolivia está hoy parcialmente paralizada por una huelga nacional del transporte convocada por la Confederación de Chóferes, para pedir aumentos de tarifas que compensen el alza del coste de vida que desató el "gasolinazo" que decretó y luego retiró en diciembre el presidente.

La Paz - Los conductores del transporte colectivo demandan subir el precio del pasaje urbano de 1,50 a 1,80 bolivianos (de 20 a 25 centavos de dólar), petición que rechazan el gobierno, juntas vecinales, autoridades municipales y muchos usuarios.

El conflicto originó incidentes violentos en las últimas semanas en Cochabamba, Oruro y otras ciudades, y en la mañana de este viernes grupos de chóferes formaron piquetes para impedir el tráfico en puntos neurálgicos de varias ciudades.

En La Paz y la vecina ciudad de El Alto (cerca de un millón de habitantes en cada una) había escaso transporte colectivo a primera hora del día, pero los taxis y autos particulares circulaban con normalidad.

En la ciudad más próspera y poblada, la oriental Santa Cruz, con millón y medio de habitantes, no hay huelga del transporte hoy porque las autoridades locales autorizaron el aumento a 1,80 bolivianos, pero se han registrado muchos incidentes con usuarios que se resisten a pagar la nueva tarifa.

Morales retiró el alza de los precios de los combustibles hasta del 82% ante las protestas populares, incluidos algunos disturbios violentos, pero el "gasolinazo" desató una oleada inflacionista y de especulación con alzas de muchos productos básicos y escasez de alimentos esenciales.

En las protestas han participado sectores hasta ahora afines al presidente, incluida la Central Obrera Boliviana, la mayor confederación sindical del país, que protagonizó una huelga nacional de 24 horas el viernes pasado y hoy sigue negociando con ministros el incremento salarial de este año.

Tras el "gasolinazo" y el inmediato "reculazo", como dicen muchos bolivianos, la popularidad de Morales cayó al 32%, menos de la mitad del 70% que tenía al comenzar 2010, y ya lo reprueban el 63% de sus compatriotas, según la última encuesta de la empresa Ipsos, Opinión y Mercado.

El jueves, en un apartado pueblo andino, Morales reiteró que no se rendirá ante la crisis y que el solo saldrá "muerto" del Palacio Quemado, sede de la Presidencia en La Paz.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?