| 5/16/2007 12:00:00 AM

Bolivia no pagará con gas la compra de refinerías de Petrobras

El ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, dijo el martes que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) ya tiene compradores y cobrará por adelantado por el petróleo reconstituido que anualmente genera un ingreso de unos 60 millones de dólares.

La Paz.- La estatal petrolera boliviana no pagará con gas natural una parte del precio de las dos refinerías que recompró a la brasileña Petrobras, sino con la venta del crudo reconstituido que generaba "ganancias extraordinarias" para esa compañía.

En una entrevista con la emisora Fides, señaló que el pago en especie como se anuncio en Brasil, complicaría al gobierno que debe desembolsar regalías y otros impuestos en favor de las regiones por la exportación de hidrocarburos.

La semana pasada, tras arduas negociaciones, el gobierno boliviano y Petrobras alcanzaron un acuerdo para la recompra de las dos refinerías que hasta 1999 eran del estado. El precio pactado fue de 112 millones de dólares. Bolivia había vendido las plantas a la brasileña en 104 millones.

Según Villegas, Petrobras compraba el crudo a precio subvencionado de 27 dólares el barril y exportaba a 55 dólares. La compañía dijo que compensaba sus pobres márgenes de ganancia en la refinación para el mercado interno, con exportaciones de petróleo reconstituido y gasolinas blancas.

El gobierno marginó a Petrobras del negocio mediante decreto, lo que aceleró un acuerdo para la transferencia de las dos plantas que procesan carburantes para el mercado interno.

La "recuperación" de las dos plantas es un paso más en la nacionalización de los hidrocarburos que decretó el presidente Evo Morales en mayo del año pasado.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?