| 5/2/2007 12:00:00 AM

Bolivia: entran en vigencia nuevos contratos petroleros

El proceso de legalización de los 44 contratos firmados con las transnacionales en octubre de 2006 --37 de explotación y 7 de exploración-- llegó a su final con trámites efectuados por una notaria de la Prefectura de La Paz.

La Paz_ Los contratos petroleros firmados por el gobierno boliviano con 12 empresas en el marco del decreto de nacionalización de los hidrocarburos entraron el miércoles en vigencia tras cumplirse todos los pasos legales para tal efecto.

 

El gobierno sostiene que su puesta en vigencia permitirá dar seguridad jurídica a las petroleras para que realicen nuevas inversiones y al Estado obtener ingresos adicionales procedentes del sector desde un 50% de la renta de los hidrocarburos hasta el 82%.

 

En un acto posterior a la puesta en marcha de los contratos, el presidente Evo Morales reclamó a los ejecutivos de las empresas presentes "seguridad jurídica recíproca". "Tenemos la obligación de respetar estos acuerdos, pero también invitamos a que ustedes respeten las normas bolivianas", señaló.

 

Respondió así a las palabras del presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos (CBH), el brasileño José Magela, que en la ocasión manifestó su deseo, al dirigirse a Morales, de que "empiece a dar a la industria seguridad jurídica". "Ojalá que usted también nos pueda dar la paz social para desarrollar nuestras actividades", agregó.

 

En abril pasado, se registraron la toma de una estación de bombeo de gas a Argentina e intentos para ocupar otra en el sureste del país en choques con fuerzas de seguridad en los que murió una persona y medio centenar quedaron heridas. El gobierno ordenó luego la retoma de la planta.

 

El miércoles, el proceso de legalización de los 44 contratos firmados con las transnacionales en octubre de 2006 --37 de explotación y 7 de exploración-- llegó a su final con trámites efectuados por una notaria de la Prefectura de La Paz.

 

La demora en la puesta en vigor de los contratos obedeció a que la oposición detectó en errores formales y, en algunos casos, según sus dirigentes, "delitos de sustitución de documentos". Finalmente, oficialistas y opositores los aprobaron tras arduas negociaciones en el Congreso en abril.

 

Morales señaló que la población debe ser consciente de que las empresas "tienen todo el derecho de recuperar su inversión... y tener una ganancia", al indicar que la toma de abril y otros intentos similares no hacen más que afectar a los intereses del Estado.

 

Previamente, en la Prefectura de La Paz el presidente de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Guillermo Aruquipa, señaló que se vive en un momento "histórico" porque, con los contratos, las empresas se habrían convertido en prestadoras de "servicios".

 

De todos modos, las empresas han aclarado que los contratos no establecen la obligación para ellas de nuevas inversiones.

 

El lunes, la brasileña Petrobras informó que no tiene planeado hacer en Bolivia nuevas inversiones porque el clima político no sería propicio y porque la llamada nacionalización no permite lograr excedentes para ese propósito.

 

En cuanto a la participación del Estado en la renta petrolera, Petrobras, la hispano-argentina Repsol YPF y la francesa Total, entre otras, han señalado que no llegará al 82% y que si hay incrementos significativos ellos podrían percibirse en el mediano plazo.

 

En tanto, expertos del sector, como el ex superintendente de Hidrocarburos Carlos Miranda, calculan que la llamada nacionalización a lo sumo permitirá un incremento del 5%, hasta 55%, pero a cambio de que Bolivia deje de ser interesante para atraer inversiones.

 

En tanto, el experto Francesco Zaratti ha señalado que no se trata de contratos de servicios, sino de "producción compartida".

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?