| 3/2/2007 12:00:00 AM

Bolivia y empresa de India firman millonario acuerdo

El acuerdo resuelve un problema sobre el precio del gas que Bolivia proveerá a la planta de procesamiento de hierro que Jindal tiene planeado instalar en Puerto Suárez y otras instalaciones para explotar el reservorio del Mutún, que se encuentra en la zona.

La Paz.- La población de Puerto Suárez, en la frontera oriental con Brasil, vivía el viernes una verdadera fiesta después de que el gobierno y la empresa india Jindal Steel & Power Limited firmaran un acuerdo que allana la radicación de inversiones por 2.100 millones de dólares en esa localidad. 

La reserva es la séptima más rica del mundo en ese mineral, con 40.000 millones de toneladas.

Ambas partes firmaron el acuerdo tras siete meses de difíciles negociaciones, según reconocieron sus representantes, pues entre ellas había grandes diferencias respecto del precio que Bolivia debía cobrar por el gas que se utilizará en la procesadora y en una termoeléctrica, y que insumirán más de lo que este país exporta a Argentina.

Jindal pretendía inicialmente el precio de 1,09 dólares por millón de BTU (Unidad Térmica Británica), mientras que el gobierno reclamaba un valor similar al que Bolivia recibe por sus ventas de gas a Argentina, de 5 dólares.

El convenio, negociado por el propio mandatario Evo Morales y sellado a medianoche del jueves, establece ahora el precio de 3,32 dólares en promedio, para ambas plantas, por millón de BTU. El precio del gas para la reducción del hierro será de 3,91 dólares, mientras que el del que abastezca a la termoeléctrica costará 1,95.

Jindal sostiene que requerirá 8 millones de metros cúbicos diarios (MMCD)de gas para explotar el Mutún, un volumen significativo si se considera que actualmente Bolivia exporta a Argentina un máximo de 5 MMCD y que su consumo interno es menor a la mitad.

El acuerdo, que permitirá la creación de 10.000 puestos de trabajo, fue saludado el viernes en Puerto Suárez con el repique de campanas de algunas iglesias católicas, fuegos artificiales, música y bailes. La localidad había iniciado protestas callejeras y amenazado con cortes de rutas desde el martes exigiendo un pronto entendimiento.

Jindal se comprometió a entregar en un máximo de 45 días la documentación necesaria que la reconozca como empresa asentada en Bolivia, para la firma del contrato final cuya vigencia será de 40 años.

La compañía se había licitado el Mutún en agosto de 2006, pero el precio del gas demoró la suscripción y puso a ambas partes al borde de la ruptura.

"Tuvimos fuertes diferencias de opinión, pero fueron bien manejadas y finalmente llegamos a una solución", dijo a la prensa el vicepresidente de la compañía, Vikrant Gujral, tras la firma del acuerdo.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?