| 5/15/2006 12:00:00 AM

Bolivia da tres días al BBVA para que le entregue gratis las acciones que gestiona de las petroleras nacionalizadas

La medida ha sido anunciada por el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera.

El Gobierno de Bolivia ha dado tres días al BBVA y al grupo suizo Zurich para que entregue al Estado "a título gratuito" las acciones que gestiona a través de un fondo de pensiones en las empresas petroleras nacionalizadas. De lo contrario, ha amenazado con intervenir sus instalaciones.
 
La medida ha sido anunciada por el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, quien, en ausencia del presidente, Evo Morales, ha firmado un decreto complementario al suscrito hace una semana para asumir "el control absoluto" del Estado sobre el negocio petrolero.
 

Sin embargo, esta intención del gobierno de La Paz ha coincidido con la intervención de Morales en el Parlamento Europeo, donde ha asegurado que con la nacionalización de los hidrocarburos en su país "no se expulsa a nadie, ni se expropia a nadie".

 

"Cualquier empresa que invirtió en mi país tiene todo el derecho a recuperar su inversión y las utilidades, pero no al control. Serán socios, no dueños de nuestros recursos naturales", una idea que ya ha señalado Morales en otras ocasiones.   En una sesión solemne en el pleno de la Eurocámara, el mandatario boliviano ha justificado la nacionalización como una forma de evitar la inmigración por razones económicas de suramericanos a la Unión Europea.  
Por otro lado, ha criticado a "algunos medios de comunicación" que, a su juicio, quieren enfrentar a su gobierno con el de otros países. Asimismo, como en otras ocasiones, ha abogado por distinguir entre la producción de hoja de coca y el narcotráfico: "Los primeros países en industrializar la hoja de coca fueron los europeos", ha dicho.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?