| 4/28/2008 12:00:00 AM

Bolivia en carrera contra el tiempo para recompra de petroleras

La Paz.- El Gobierno boliviano entró el lunes en una carrera contra el tiempo para completar la recompra de tres empresas petroleras privatizadas en la década pasada, en un nuevo paso de la nacionalización de la principal industria exportadora del país.

La recuperación del control de empresas mixtas actualmente en manos de transnacionales, mediante una compra parcial de acciones, debería concluir el miércoles 30 de abril, según decretó el Gobierno de Evo Morales.

"Estamos avanzando de acuerdo a lo programado y esperamos tener buenas novedades," dijo a reporteros el presidente de YPFB, Santos Ramírez.

Si se cumple el plan, la estatal boliviana YPFB pasaría a controlar las empresas productoras Andina, actualmente en manos de la española Repsol-YPF, y Chaco, de la estadounidense Pan American Energy del grupo BP, además de la operadora de gasoductos Transredes, de la sociedad internacional de capitales Ashmore.

El Gobierno negocia simultáneamente la compra de la empresa CLHB, de almacenamiento y de transporte de derivados de petróleo, perteneciente un consorcio peruano-alemán.

Fuentes oficiales dijeron que Morales pretende celebrar la recuperación de estas empresas el 1 de mayo, al cumplirse el segundo aniversario de la nacionalización de la industria petrolera que impuso fuertes cargas tributarias a las transnacionales que operan en el país.

Los gigantes afectados por esa medida, entre ellas Repsol, Petrobras de Brasil, Total de Francia y British Gas, suscribieron luego nuevos contratos de operación, en reemplazo de los anteriores acuerdos de riesgo compartido, para continuar en el millonario negocio de exportación de gas a Argentina y Brasil.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?