| 10/18/2006 12:00:00 AM

Bolivia y Argentina firmarán millonario acuerdo

El vocero presidencial Alex Contreras dijo a la prensa en Santa Cruz, lugar de la firma, que el acto será público porque "este debe ser un contrato que se lo ha de firmar junto al pueblo, de cara al pueblo, en forma transparente".

La Paz.- Los presidentes de Bolivia y Argentina firmarán el jueves "de cara al pueblo" un millonario acuerdo de venta de gas que permitirá a este país recibir alrededor de 17.000 millones de dólares en 20 años.

En Buenos Aires, el presidente Néstor Kirchner calificó de "muy importante" el convenio que demandará una inversión de hasta 1.300 millones de dólares para construcción del Gasoducto del Noroeste.

Durante una ceremonia en la Casa de Gobierno, Kirchner afirmó que "tenemos esta semana una tarea muy importante, que realizaremos con el ministro de planificación (Julio De Vido), para firmar el contrato del gas con Bolivia, por 20 años, con una provisión de 20 millones de metros cúbicos (diarios) más".

El Presidente calificó de "sumamente importante, en cuanto a su valor, en cuanto a su precio y en cuanto a la provisión histórica de 20 años, que nos va a permitir construir el gasoducto del Noroeste, que seguramente también estará hecho por empresas privadas, con una inversión muy importante, que va a rondar entre los 1.000 y 1.300 millones de dólares".

Contreras, por su parte, dijo a los periodistas en la capital boliviana que "nosotros consideramos que (el acuerdo) es muy beneficioso". Según el gobierno boliviano, reportará alrededor de 17.000 millones de dólares en sus 20 años de vigencia.

El volumen comprometido es de 27,7 millones de metros cúbicos diarios (MMCD) una vez que el convenio entre plenamente en vigencia. Contreras dijo que en Santa Cruz ya se encuentra un "equipo de avanzada" del gobierno argentino y que la suscripción del convenio se hará en el coliseo Gilberto Pareja de esa ciudad, 570 kilómetros al sudeste de La Paz.

El gobierno ha reconocido que, si bien el precio de referencia será de 5 dólares por millón de BTU (unidad térmica británica), el valor podría subir o bajar, según una canasta de combustibles. Los detalles del acuerdo aún no han sido revelados en su totalidad y el propio canciller boliviano, David Choquehuanca, acrecentó la expectativa al señalar el martes en Buenos Aires que habrá "una sorpresa" en el acuerdo.

El Ministerio de Hidrocarburos de Bolivia ha informado que el acuerdo contempla la opción de que Bolivia tenga participación en el gasoducto que debe ser construido en Argentina para distribuir el gas boliviano y que la empresa estatal Energía Argentina S.A. intervendrá en la producción en este país.

Bolivia y Argentina ya tienen un contrato inicial para la venta a través de un antiguo gasoducto de hasta 7,7 de MMCD al precio de 5 dólares por millón de BTU, pero la vigencia del precio es hasta diciembre. El nuevo incorporará a esa cantidad y agregará otros 20 MMCD, cuya distribución, sin embargo, dependerá de la construcción del Gasoducto del Noreste Argentino, que podría tomar dos años.

El vicepresidente boliviano Alvaro García, quien encabezó las negociaciones con el ministro de Planificación de Argentina Julio De Vido, dijo que el acuerdo permitirá a Bolivia convertirse en la mayor "potencia energética de la región", pues con él este país devendrá en importante proveedor de sus vecinos más ricos.

Bolivia ya exporta a Brasil un promedio de 26 MMCD, lo que ha hecho que el gas se convierta en el principal rubro de exportaciones de Bolivia, con más de 1.000 millones de dólares en ventas previstas para este año.

El anuncio de la firma llega en momentos en que informes de auditorías especializadas dan cuenta de una reducción no significativa de las reservas bolivianas de gas, estimadas hasta los estudios en 48,7 trillones de pies cúbicos.


AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?