| 5/3/2010 2:40:00 PM

Bogotá enfrenta nuevos desafíos

Un estudio contratado por Camacol Bogotá y Cundinamarca concluye que nueve años después de haberse expedido el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para Bogotá, no se cumplió con uno de los objetivos primordiales: Generar una norma urbanística sencilla, y eficiente en su aplicación.

A pesar de los objetivos planteados hace nueve años en la adopción del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Bogotá, con el fin de que la ciudad contara con una norma urbanística clara y que facilitara el crecimiento ordenado de la ciudad; la tarea de formular y revisar un proyecto de urbanismo o de construcción aún sigue siendo bastante compleja.


Así lo concluye un estudio contratado por Camacol Bogotá y Cundinamarca, el cual será presentado el próximo 4 de mayo durante el Seminario Económico y Sectorial de la Construcción en Bogotá, que se realizará en el hotel Cosmos 100 de Bogotá. En el que se revela que la aprobación de un proyecto de construcción implica actualmente el análisis preliminar de 668 normas aproximadamente, cuya falta de claridad, en algunos casos, se presta para interpretaciones subjetivas del funcionario de turno.


La investigación encuentra también entre otras cosas, que existen normas que ya fueron derogadas pero que por virtud del POT revivieron su vigencia, generando contradicción con nuevas disposiciones. Igualmente, se pudo establecer que algunos decretos y resoluciones del orden distrital, están en contravía de normas nacionales, lo que genera incertidumbre e inseguridad jurídica a la hora de aplicarlas en un proyecto. En otros casos, existen normas que pese a reglamentar un mismo tema, son contradictorias entre sí, generando desigualdad y efectos especulativos sobre el valor del suelo.


Para la gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca, Sandra Forero Ramírez, es claro que, que no se debería emprender un nueva revisión del POT, pues de un lado los proyectos y obras que ya deberían haberse ejecutado, presentan un bajo nivel de ejecución, y, de otro, una revisión en las condiciones actuales, continua impidiendo la planeación del territorio a largo plazo; no obstante, como es una realidad de la ciudad, que el POT es objeto de revisión por parte de la Administración Distrital, no se deben perder de vista importantes retos, que se considera son un insumo importante en el desarrollo ordenado e integral de Bogotá.


Para Camacol B&C, estos principales retos son: Recuperar el carácter estratégico que debe tener el plan; consolidar la visión regional reconociendo las dinámicas que existen actualmente garantizando la protección de la Estructura ecológica ambiental, la articulación de la movilidad regional, la prestación adecuada de servicios públicos y la definición de los suelos aptos para desarrollar; simplificar la estructura normativa; incorporar adecuadamente y en concordancia con la Constitución y las leyes los instrumentos de gestión de suelo y financiación del desarrollo urbano; consolidar una política de renovación urbana y garantizar una institucionalidad que permita desarrollar el modelo de ordenamiento territorial.


Para profundizar sobre el tema, estarán presentes en el Seminario Económico y Sectorial de la Construcción, el arquitecto urbanista Juan Carlos García y el abogado especialista en Derecho Urbano Juan Manuel González, quienes harán reflexiones sobre Los mencionados retos que debe tener en cuenta la revisión del POT.


Asistirá también la secretaria de Planeación María Camila Uribe Sánchez, quien dará a conocer los avances que se han logrado hasta el momento con la nueva revisión del POT.


Así las cosas, un gran reto en la revisión al Plan de Ordenamiento Territorial que adelanta la Administración, consiste en lograr una simplificación normativa, a fin de que la norma urbana cumpla con su cometido de ser un instrumento ágil y expedito, que se enfoque a concretar un modelo de ciudad coherente en el largo plazo.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?