| 1/19/2011 2:00:00 PM

Boehringer Ingelheim y Eli Lilly anuncian alianza mundial en tratamientos para diabetes

El principal acuerdo se centra en cuatro fármacos en fase de desarrollo que incluyen varias de las mayores y más prometedoras clases terapéuticas para el tratamiento de la diabetes.

Boehringer Ingelheim y Eli Lilly y Compañía anunciaron un acuerdo global para desarrollar y comercializar conjuntamente una cartera de fármacos contra la diabetes, que actualmente están en fases de desarrollo intermedia y final. Entre ellos se encuentran dos antidiabéticos orales de Boehringer Ingelheim (linagliptina y BI10773) y dos análogos de insulina basal de Lilly (LY2605541 y LY2963016). De igual manera, se acuerda la posibilidad de desarrollar y comercializar conjuntamente el anticuerpo monoclonal anti-TGF-beta de Lilly.

Linagliptina es un inhibidor de la dipeptidilpeptidasa-4 (DPP-4) descubierto por Boehringer Ingelheim y en fase de desarrollo como comprimido oral de una única administración al día para el tratamiento de la diabetes de tipo 2. Actualmente, se encuentra en fase de revisión por parte de las autoridades sanitarias de Estados Unidos, Europa y Japón. El compuesto BI10773 de Boehringer Ingelheim, un inhibidor del cotransportador de glucosa dependiente de sodio 2 (SGLT-2), empezó la inclusión de pacientes en los estudios clínicos de fase III el pasado año.


Este fármaco pertenece a una nueva clase emergente de antidiabéticos que inhibe la reabsorción tubular de glucosa en los riñones. Actualmente no existe ningún inhibidor del SGLT-2 autorizado para su uso.

 

Está previsto que los dos candidatos de análogos de insulina basal de Lilly entren en fase II de desarrollo clínico en 2011. Estos dos posibles análogos de insulina basal son el LY2605541, un análogo estructuralmente novedoso y LY2963016, una nueva insulina glargina.

 

El acuerdo también incluye la posibilidad de que Boehringer Ingelheim desarrolle y comercialice, en colaboración con Lilly, otra de las moléculas de esta empresa, un anticuerpo monoclonal anti-TGF-beta, que actualmente se encuentra en fase II de desarrollo clínico, en pacientes con diabetes que padecen nefropatía crónica. 2

La alianza aprovechará los conocimientos científicos, experiencia colectiva y la capacidad empresarial de dos compañías farmacéuticas líderes orientadas a la investigación para hacer frente a las necesidades de los pacientes derivadas de la creciente epidemia mundial que representa la diabetes.

“Estamos muy entusiasmados con esta nueva y amplia alianza con Boehringer Ingelheim, con quienes hemos colaborado satisfactoriamente en el pasado”, declaró John C. Lechleiter, Ph.D., presidente y director ejecutivo de Lilly. “Trabajando juntos, vamos a constituir una de las más sólidas carteras de productos en fase de desarrollo para la diabetes en la industria farmacéutica. Para Lilly, esta alianza amplía nuestra gama de oferta para los diabéticos, fortalece nuestra capacidad de atención a la diabetes y ofrece la expectativa de oportunidades de ingresos a corto plazo que pueda hacer frente a la próxima pérdida de la exclusividad de patentes para varios de nuestros productos”.

“Boehringer Ingelheim y Lilly hemos acordado formar una alianza estratégica en relación a la diabetes en el momento en el que en Boehringer Ingelheim está entrando en esta nueva área terapéutica con fármacos innovadores, resultado de nuestra propia investigación y desarrollo. Esta colaboración proporcionará a Boehringer Ingelheim y a Lilly el conjunto de beneficios derivados de los conocimientos y experiencia de Lilly en el campo de la diabetes y dos análogos de insulina basal, así como la rica e innovadora cartera de productos en fase final de investigación de Boehringer Ingelheim”, afirma el Profesor Andreas Barner, presidente del comité ejecutivo de Boehringer Ingelheim.

Bajo los términos del acuerdo, Lilly realizará un único pago inicial a Boehringer Ingelheim de 300 millones de euros. Boehringer Ingelheim tendrá derecho a recibir hasta un total de 625 millones de euros en concepto de avances importantes en materia de registros para linagliptina y BI10773. Lilly podrá recibir hasta un total de 650 millones de dólares por el éxito en los avances regulatorios de sus dos productos análogos de insulina basal. En caso de que Boehringer Ingelheim opte por colaborar con Lilly en el desarrollo de fase III y la posible comercialización de anticuerpo monoclonal anti-TGF-beta, Lilly tendría derecho a recibir hasta 525 millones de dólares en concepto de pago por el ejercicio de dicha opción y por avances satisfactorios en materia de registros. Las compañías compartirán a partes iguales los gastos de desarrollo en curso. Una vez obtenida la autorización positiva de cualquier producto, resultado de la alianza, ambas empresas compartirán los gastos de comercialización de dicho producto, así como el margen bruto. Cada compañía también tendrá derecho a los pagos sobre el rendimiento potencial de las ventas de las moléculas con las que contribuyen en la colaboración.

Como resultado de esta transacción, Lilly prevé en 2011 unas ganancias por dilución de las acciones en el rango de 0,45- 0,50 dólares, incluyendo un cargo de aproximadamente 0,27 dólares por acción relativo al pago único. Suponiendo un lanzamiento satisfactorio de linagliptina, Lilly prevé de forma progresiva y significativa, una menor dilución en 2012 y 2013, de ninguna dilución a una ligera acumulación en 2014 y una más significativa acumulación en 2015 y en adelante. El impacto financiero de esta transacción quedará reflejado en la guía financiera de Lilly de 2011, que se proporcionará como parte de la declaración de resultados financieros del cuarto trimestre y de todo el año 2010 el 27 de enero de 2011.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?