| 7/7/2008 12:00:00 AM

BMW dice que ventas de vehículos caen 2,8% en junio

Francfort.- BMW, la automotriz de lujo más grande del mundo, sufrió su peor caída mensual de ventas de este año en junio, cuando las entregas a los clientes retrocedieron un 2,8 por ciento por un débil desempeño de su marca central BMW.

Las ventas en junio cayeron a 146.138 vehículos, arrastradas por un retroceso del 4,8 por ciento de su marca BMW, la cual constituye la mayor parte de sus volúmenes de ventas.

"Pese a las difíciles condiciones económicas en algunos mercados automotores, BMW Group apunta a mejorar el nivel de ventas del año pasado durante este año en general," dijo el lunes el jefe de ventas y mercadeo de BMW Ian Robertson en un comunicado. "No obstante, seguiremos monitoreando los mercados mundiales y sus desempeños para reaccionar como sea necesario," agregó.

Un portavoz dijo que una posibilidad sería reubicar los volúmenes de ventas de Estados Unidos, por ejemplo, en mercados donde la automotriz pueda lograr mayores márgenes.

En lo que va de este año, el grupo sólo registró una caída en la demanda de sus vehículos en enero.

Las ventas de la marca Mini subieron un 8,8 por ciento, a 24.448 autos, y las de Rolls-Royce disfrutaron de otro mes fuerte, con un crecimiento del 56 por ciento, gracias al aumento de las ventas del Phantom Drophead Coupe, que fue lanzado por primera vez en julio del año pasado.

Las ventas del grupo en el primer semestre aumentaron un 4,7 por ciento a un récord de 764.874 vehículos, impulsadas por un crecimiento del 33 por ciento en Europa Oriental y de un incremento del 25 por ciento en China.

En comparación, la marca insignia de lujo de Daimler, Mercedes-Benz, registró una caída de las ventas en junio de un más moderado 1,2 por ciento, mientras que las ventas del modelo Smart crecieron un 34 por ciento.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?