| 10/1/2008 12:00:00 AM

BM espera en Latinoamérica impacto de crisis en EEUU

Washington.- La crisis de Wall Street tendrá "tres canales de transmisión" en Latinoamérica, dijo el martes un alto funcionario del Banco Mundial, al tiempo que el Tesoro trataba de calmar inquietudes de productores regionales al afirmar que debido al carácter global de la economía no espera un descenso en las importaciones ni inversiones estadounidenses.

Marcelo M. Giugale, director de programas de reducción de la pobreza y administración económica para América Latina en el Banco Mundial, dijo que la región sentirá el impacto en los campos de las finanzas, la economía real y remesas, así como la política pública.

David H. McCormick, subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales, dijo poco antes que la crisis no afectaría el flujo de inversiones y comercio de Estados Unidos con el resto del mundo, particularmente a América Latina.

"La incertidumbre que se pueda ver en los mercados mundiales refuerza la necesidad de una apertura en términos de comercio e inversiones", declaró McCormick en el Centro de la Prensa Extranjera cuando se le preguntó sobre la posibilidad de una reducción del flujo de comercio entre Estados Unidos y el resto de la región.

"En momentos de turbulencia en los mercados sería fácil retroceder en todos nuestros países. Pero una de las cosas que hemos aprendido es que somos ahora más dependientes unos de otros, lo que da al flujo de comercio e inversiones más importancia que nunca. Espero que la lección aprendida sea continuar con el libre flujo de comercio e inversiones y no lo contrario".

El secretario mexicano de Hacienda, Agustín Carstens, había dicho en la víspera en Washington que su país, aun cuando estaba como otros de la región mejor preparado que en el pasado para enfrentar los efectos de la crisis estadounidense, espera una reducción en sus exportaciones a Estados Unidos, su principal destino comercial.

Dijo también que México, el país latinoamericano que más remesas recibe desde Estados Unidos, aguardaba igualmente una reducción en ese rubro, así como la llegada de un menor número de turistas estadounidenses debido a las restricciones de crédito que éstos enfrentarán en el futuro inmediato.

Giugale dijo a reporteros en el Banco Mundial que en el campo financiero, América Latina puede esperar intereses más altos y menos crédito, "lo cual nos va a desacelerar o frenar la inversión directa que nos hacía crecer".

Explicó que ello va igualmente a desacelerar el acceso de los gobiernos al financiamiento exterior, que aun cuando en su mayoría están en mejor posición que en el pasado al tener superávit primarios, "todavía necesitan refinanciar deuda".

"El año que viene, los gobiernos latinoamericanos en su conjunto van a tener que refinanciar deuda por unos 200.000 millones de dólares", dijo Giugale.

En cuanto a la economía real, indicó que se verá una desaceleración del crecimiento, de la demanda a escala mundial, de los pedidos de importaciones, incluyendo las materias primas, y del flujo de remesas que desde el 2002 ha sido mayor que el de la inversión directa regional.

En política pública, Giugale dijo que se desconocía por el momento "el tipo de reacción que podamos tener para sobrellevar" la crisis.

Adelantó que el Banco Mundial "va a doblar sus esfuerzos para ayudar a los países a no abandonar una agenda en la que han hecho muchos progresos" en los últimos 10 años, cuando se han implantado políticas sociales "más inteligentes, eficientes y transparentes".

También la crisis plantea la necesidad de delinear "cómo seguir avanzando" a partir de ahora y darle "un nuevo significado a cada dólar que gastamos", dijo.

Las preocupaciones sobre la eventualidad de que Estados Unidos reduzca su capacidad de compra de bienes extranjeros fue expresada por varios presidentes en la jornada.

Oscar Arias, de Costa Rica, dijo en San José que casi la integridad de los 1.900 millones de dólares en inversiones anuales de su país proceden de Estados Unidos, que a su vez es el destino de 9.000 millones de dólares en productos de Costa Rica.

"Realmente espero que este rescate se pueda llevar a cabo", dijo. "Espero que algunos recapaciten (en el Congreso) y lleguen a un acuerdo porque las consecuencias de que no exista ese rescate al sistema financiero van a repercutir en el mundo entero".

En Bogotá, el presidente Alvaro Uribe criticó a Estados Unidos por no haber previsto la crisis y puesto freno al capital especulativo.

"Lo que ha pasado ahora está haciendo un daño enorme a la economía mundial", declaró Uribe, e indicó que la crisis podría ser tan grave como la de la década de 1930 del siglo pasado.

El secretario Carstens, ex funcionario del Fondo Monetario Internacional, dijo que la crisis de Wall Street "indudablemente va a afectar a los países latinoamericanos" debido a que los ajustes se estaban concentrando en las materias primas, incluido el petróleo, que han sido los pilares de la recuperación económica de más de cinco años en la región.

"Entonces, se podría decir ciertamente que el entorno externo que van a enfrentar las economías latinoamericanas va a ser menos favorable, lo cual resalta la necesidad de los países de continuar con el esfuerzo de consolidar las fortalezas de sus economías y a la vez seguir impulsando cambios estructurales que les dé capacidad de crecimiento, más allá del impulso que podrían recibir de las economías mundiales", afirmó.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?