| 12/4/2008 12:00:00 AM

BM admite demanda arbitraje Cemex por nacionalización Venezuela

MEXICO  _ Un órgano del Banco Mundial admitió una demanda de arbitraje presentada por la cementera Cemex SAB por la decisión de Venezuela de nacionalizar sus plantas en esa nación, informó el jueves un portavoz de la compañía mexicana.

Cemex interpuso la demanda de arbitraje ante el Centro Internacional para la Resolución de Disputas de Inversión, un brazo autónomo del Banco Mundial, el cual les acusó de recibido el 30 de octubre, dijo a la AP Jorge Pérez, vocero de una de las mayores cementeras del mundo.

El portavoz no dio más detalles y sólo recordó que la empresa ya había informado de su decisión de acudir al organismo.

Cemex informó en agosto que buscaría el arbitraje del Banco Mundial ante la decisión de Venezuela de nacionalizar sus plantas en esa nación sudamericana, la cual consideró de ilegal.

La empresa mexicana había señalado que la confiscación de sus activos representaba una "violación flagrante" de la Constitución de Venezuela y sus leyes de expropiación.

También dijo que la oferta venezolana de 650 millones de dólares como compensación era "significativamente" inferior al valor real de los negocios que la cementera tenía en territorio venezolano.

El vicepresidente venezolano Ramón Carrizales había dicho que Cemex pidió 1.300 millones de dólares, una cifra que consideró muy por arriba de su valor real.

Cemex dice que sus activos en Venezuela incluyen tres plantas de cemento, 30 plantas más pequeñas de concreto, una terminal de transporte y otras instalaciones. Entró al país en 1994 cuando adquirió una cementera venezolana, y tiene unos 3.000 empleados.

Otras dos compañías de cemento, Lafarge SA de Francia y la suiza Holcim Ltd, llegaron a un acuerdo con los términos de nacionalización de sus activos en el país.


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?