| 4/14/2009 12:00:00 AM

BlackRock captará US$5.000 aUS$7.000 millones para activos tóxicos

(NUEVA YORK) El administrador de fondos BlackRock Inc planea levantar entre US$5.000 millones y US$7.000 millones alrededor del mundo para comprar activos tóxicos de instituciones financieras estadounidenses, de acuerdo a un plan del Gobierno, publicó el diario japonés Nikkei.

La firma intentará que alrededor de US$1.000 millones del total venga de inversionistas institucionales nipones, reportó el martes Nikkei en su sitio web, citando una entrevista con el presidente ejecutivo de BlackRock, Laurence Fink.

Se espera que el Departamento del Tesoro escoja pronto unos cinco administradores de fondos para el programa, "con la selección de BlackRock vista como una virtual certeza", agregó el Nikkei.

Fink añadió que BlackRock planeaba lanzar un fondo minorista en Estados Unidos que permita que los inversionistas individuales participen en el programa de Fondos Público-Privados de Inversión en Valores.

Comentó que las inversiones en el programa podrían entregar retornos de más del 20 por ciento si el sistema financiero se estabiliza, pero podría ocasionar pérdidas si los precios de las casas siguen bajando.

El administrador de fondos también está considerando lanzar un fideicomiso de inversión en Japón para captar parte de los enormes ahorros de los japoneses, según el ejecutivo.

Bajo el marco normativo anunciado para el programa de activos tóxicos, si BlackRock recauda 5.000 millones de dólares, el Tesoro haría una inversión similar y le prestaría 10.000 millones de dólares, lo que sumaría un fondo de US$20.000 millones para comprar activos en problemas.

Nadie en BlackRock pudo ser contactado para comentarios.

 

 

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?