| 1/22/2007 12:00:00 AM

BID perdona 1.400 millones de dólares a Honduras

La determinación la adoptó el BID en una asamblea de gobernadores de dos días que realiza en Amsterdam desde el 19 de enero y fue comunicada a Zelaya por la ministra hondureña de Finanzas, Rebeca Santos.

Tegucigalpa.- El presidente Manuel Zelaya agradeció el lunes la decisión del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de perdonar unos 1.400 millones de dólares de la deuda externa de Honduras.

"Esa es una buena noticia para nuestro pueblo", añadió el mandatario, tras calificar al presidente del BID, el colombiano Luis Alberto Moreno, de ser "un abanderado de la lucha contra la pobreza en el continente".

"Es un gesto de solidaridad y de humanidad hacia Honduras", aseguró Zelaya en una entrevista a la cadena de radio HRN.

Ella, asimismo, es gobernadora del BID.

La resolución financiera favorece también a Nicaragua, Haití, Bolivia y Guyana.

El BID definirá la manera de la condonación de la deuda en otra reunión que realizará en marzo en Guatemala.

En los dos últimos años, la comunidad crediticia internacional ha perdonado a Honduras alrededor de 3.000 millones de dólares de su deuda externa, que en esa época era superior a los 5.400 millones.

La situación se hizo posible cuando en el 2000 Honduras se sumó a la iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC, en inglés), creada por los organismos multilaterales en 1996 para ayudar a los países con una renta per cápita menor a los 695 dólares en 1993.

La HIPC ha favorecido a 45 naciones con problemas severos de deuda externa, de los cuales 33 son de Africa, cuatro de Asia y cuatro de América Latina.

A finales de 1998, Honduras resultó devastada por el huracán Mitch.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?