| 6/4/2012 10:00:00 AM

Berlín mantiene su rechazo a eurobonos y expresa respeto a medidas en España

El Gobierno alemán insistió hoy en su rechazo a la creación de eurobonos como respuesta la crisis y reiteró su confianza en las medidas adoptadas por el Ejecutivo español.


"El Gobierno alemán considera que en este momento la emisión de eurobonos no es la respuesta adecuada a la crisis", dijo el portavoz del Ejecutivo en Berlín, Steffen Seibert, horas antes de la reunión de esta noche entre la canciller federal alemana, Angela Merkel, y el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, para tratar sobre medidas para superar la crisis.

Preguntado por periodistas sobre si los eurobonos serían adecuados en "otro momento", Seibert dijo que tras "un proceso de años" se podría llegar a una situación en que se pudiera pensar en un instrumento semejante.

"Creo que aquí ya hemos tenido con frecuencia ese debate y que se ha repetido hasta la saciedad lo que hay que decir sobre el mismo", dijo Seibert, visiblemente impaciente, durante la habitual rueda de prensa de los portavoces del Gobierno alemán.

"La canciller Angela Merkel ha dicho con frecuencia que los eurobonos sólo se podrían pensar después de un largo proceso de integración europea que tardaría años y al término del cual eventualmente se podría dar una situación en que ese instrumento sería viable", dijo Seibert.

En todo caso, Seibert aseguró que "muy probablemente" el tema de los eurobonos no formará parte de las conversaciones que mantendrán esta noche Merkel y Barroso

Con respecto a la situación de España, Seibert dijo que "el Gobierno español merece todos los respetos por lo que está haciendo que es algo que se debería haber hecho hace tiempo y que es determinar la necesidad de recapitalización de la banca".

Por otra parte, el portavoz del Ministerio de Finanzas, Martin Kotthaus, rechazó informaciones de medios locales según las cuales el Gobierno alemán estima que la necesidad de recapitalización de los bancos españoles oscila entre los 50.000 y los 90.000 millones de euros.

"Sería sorprendente que el Gobierno alemán tuviera cifras al respecto antes que el Gobierno español. Esas cifras no tienen sentido, hay que esperar los resultados de la evaluación que ha anunciado el gobierno español", dijo Kotthaus.

Sobre si el Gobierno alemán cree que España debería acogerse al paraguas de rescate, Kotthaus señaló que eso era algo que sólo podía decidir el Gobierno español.

"Cada país tiene que decidir por su cuenta si solicita o no el rescate", dijo Kotthaus.

Kotthaus declinó contestar a la pregunta sobre si se trató sobre un posible rescate en la reunión que mantuvieron la semana pasada el ministro español de Economía, Luis de Guindos, y su colega alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

"Tratándose de un encuentro informal, no se suministra información al respecto", dijo Kotthaus quien agregó que sobre ese tema el Gobierno español ya había dicho "lo que había que decir".

En medios alemanes se había asegurado que Schäuble había tratado de persuadir a De Guindos de que España se acogiese al rescate.

Con respecto a la situación de Grecia, y a la posibilidad de que ese país saliese del euro, Kotthaus insistió en que el objetivo sigue siendo la permanencia del euro en la eurozona.

"Todos los esfuerzos están destinados a que Grecia permanezca en la euzona. Para ello, naturalmente Grecia tiene que hacer su parte, tiene que tener un Gobierno estable y cumplir con sus compromisos", dijo el portavoz.

Kotthaus, por otra parte, esquivó el tema de la unión bancaria diciendo que todavía no está claro lo que se entiende por esas palabras, a la vez que manifestó que hay que esperar las propuestas que formulen al respecto Barroso, el presidente del Consejo Europeo, Hermann van Rompuy, y el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?