| 2/23/2011 11:00:00 AM

Beneficio de la aerolínea brasileña Gol cayó un 76% el año pasado

La aerolínea Gol, la segunda mayor de Brasil, obtuvo el año pasado un beneficio neto de 214,2 millones de reales (unos US$128 millones), un 76% menos que en 2009, informó hoy la compañía.

Sao Paulo - Sin embargo, los ingresos líquidos de la aerolínea crecieron un 15,8% el año pasado, hasta los 6.979 millones de reales (unos US$4.179 millones).

El beneficio antes de impuestos, depreciación, amortizaciones e intereses (Ebitda) se ubicó en 697,8 millones de reales (unos US$418 millones), con un crecimiento del 68,8%.

Gol, que el mes pasado completó diez años de existencia, atribuyó el crecimiento de los ingresos líquidos y del beneficio operacional al "aumento de la demanda de vuelos internos por la clase media brasileña debido al escenario macroeconómico positivo" del país.

Según la aerolínea, la demanda de vuelos de la empresa aumentó un 19,2% el año pasado en comparación con 2009.

La demanda de vuelos internacionales subió el 46,2% y la de los internos subió el 17%.

La empresa informó igualmente que la tasa promedio de ocupación de sus aviones subió desde 63,6% en 2009 hasta 67,1% en 2010.

Pese al aumento de las ventas, el beneficio neto se redujo porque los costos operacionales crecieron un 11,9%, principalmente por el aumento de los gastos con combustibles (26,2%).

La empresa también atribuyó la reducción de sus beneficios anuales a los efectos de la apreciación del real frente al dólar sobre sus costos financieros y al aumento de gastos con el pago de intereses.

La deuda total de Gol a finales de diciembre ascendía a 3.704,7 millones de reales (unos US$2.218 millones), un 76% de ese monto contratado en moneda extranjera.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?