| 6/4/2009 12:00:00 AM

BBVA analiza el impacto del TLC entre Chile y Colombia

El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Chile y Colombia supone grandes retos para ambas naciones, que tienen que avanzar mucho en sus relaciones comerciales y perseverar en la estrategia de apertura de sus mercados.

Así lo considera el Servicio de Estudios de BBVA, el cual plantea que en el caso de Chile el reto es aumentar el valor de sus exportaciones hacia Colombia, en tanto que el desafío de Colombia es diversificar e incrementar la oferta de productos hacia el país austral.

En la presentación por videoconferencia a periodistas de ambos países, liderada por Joaquín Vial, economista jefe de BBVA para América del Sur, y en la que participaron los economista de BBVA Colombia y de BBVA Chile, Juana Téllez y Alejandro Puente, respectivamente, se destacó que en 2008 Colombia ocupó el séptimo lugar de origen de las importaciones chilenas y que dado el rápido crecimiento de las exportaciones colombianas con destino a Chile, el saldo comercial favoreció a Colombia.

En cuanto al tipo de bienes que comercian ambos países, los economistas de BBVA, llamaron la atención sobre el notorio grado de concentración de las exportaciones de Colombia hacia el país austral. Para el año 2008, los tres primeros productos exportados son derivados del petróleo y concentraron el 75% de las exportaciones totales a Chile.

Las exportaciones de Chile a Colombia, por su parte, son bastante más diversas, ya que ninguno de los primeros 20 productos supera el 5% del total. En términos del tipo de productos hay igualmente una gran diversidad, ya que se incluyen tanto productos de origen agrícola, como industriales y servicios considerados de exportación, concluyeron los economistas.

Para el Servicio de Estudios de BBVA, el tratado firmado da reglas claras y predecibles para el desarrollo del comercio de mercancías y servicios entre los dos países, así como para la promoción y protección de las inversiones.

Sobre el tratado

El pasado 8 de mayo, entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado por Chile y Colombia en el año 2006. Este tratado da un paso adelante frente al Acuerdo de Complementación Económica para el Establecimiento de un Espacio Ampliado entre Colombia y Chile (Acuerdo N° 24) firmado por ambos países en 1993 y vigente desde 1994.

Con la firma del TLC, los países establecieron una zona de libre comercio de conformidad con lo indicado en el artículo XXIV del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 y el Artículo V del Acuerdo General sobre Comercio de Servicios, y el Tratado de Montevideo de 1980.

En el tratado se incluyen temas de comercio de bienes, servicios, inversión y contratación pública. En términos comerciales, la firma del TLC da transparencia al comercio de bienes y define reglas claras en lo que tiene que ver con políticas de defensa comercial, normas de origen, medidas sanitarias y obstáculos técnicos, entre otros.

El TLC aborda una amplia gama de materias relativas al comercio y a la promoción del mismo entre las partes, como a los obstáculos técnicos al comercio, las medidas sanitarias o fitosanitarias, la defensa comercial, y el comercio electrónico entre otras. También cabe destacar el capítulo sobre inversión, el cual, en resumen, establece que cada país otorgará a los inversionistas del otro un trato no menos favorable al de sus inversionistas o al de los inversionistas de cualquier otro país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?