| 3/23/2007 12:00:00 AM

BASF y Monsanto anuncian acuerdo de colaboración en investigación y desarrollo

El acuerdo se enfoca a desarrollar cultivos más productivos y tolerantes a condiciones ambientales adversas como la sequía. Se aportarían entre US$1.500 y US$2.000 millones para el desarrollo de un portafolio conjunto de productos durante la duración del acuerdo. Los primeros productos se comercializarán durante la primera mitad de la próxima década.

Ludwigshafen, Alemania y ST. LOUIS, MO, USA.- BASF y Monsanto Company  anunciaron un acuerdo de colaboración a largo plazo de investigación, desarrollo y comercialización en biotecnología agrícola que se enfocará en el desarrollo de cultivos de alta productividad y tolerantes a condiciones ambientales adversas como la sequía. Este acuerdo es efectivo inmediatamente.

Durante la duración del acuerdo, las dos compañías dedicarán un presupuesto conjunto potencial de entre 1US$1.500 y US$2.000 millones para financiar un portafolio de productos con mayor productividad y tolerancia a estrés en maíz, soya, algodón y canola. El portafolio conjunto incluirá los programas existentes y futuros sobre productividad y tolerancia a estrés, y estará formado por proyectos derivados de la investigación y desarrollo independientes de cada compañía. El primer producto desarrollado como parte de esta colaboración se espera que sea comercializado en la primera mitad de la próxima década.

“Estamos contentos de poder trabajar con BASF en orden a mejorar nuestra habilidad para desarrollar y comercializar nuevas tecnologías que tengan el potencial de agregar sustancial valor a los agricultores”, dijo Robb Fraley, Vicepresidente Ejecutivo para Desarrollo de Tecnologías de Monsanto. “Al ampliar el portafolio de productos potenciales, intercambiar tecnologías, y compartir riesgos, esta colaboración puede acelerar el descubrimiento de la siguiente generación de tecnologías para la agricultura y duplicar de forma efectiva el valor neto presente del portafolio tecnológico de productividad y tolerancia a estrés de Monsanto”.

“Estamos emocionados por la colaboración con Monsanto, un socio fuerte con capacidades sobresalientes”, dijo Peter Oakley, miembro del Consejo Ejecutivo de Dirección de BASF y responsable de la división de Agricultura, Salud y Nutrición. “Este es un gran paso encaminado a llevar a los agricultores cultivos más productivos que les ayuden a hacer frente a la mayor demanda tanto de alimento, como de recursos renovables.”

Bajo esta colaboración:
§ Las compañías establecerán y gestionarán de forma conjunta un portafolio de productos que se enfocará en el desarrollo de cultivos con más productividad y tolerantes a condiciones ambientales adversas, como la sequía.
§ Cada compañía mantendrá adicionalmente sus propios programas de investigación y descubrimiento de nuevas tecnologías.
§ Para los varios programas, cada compañía definirá específicamente productos potenciales, y los más prometedores serán avanzados de forma conjunta para su desarrollo y comercialización en el portafolio de Monsanto.
§ Las dos compañías esperan generar un gran número de proyectos viables de investigación, acelerar su desarrollo y traer una cantidad mayor de nuevos productos agrícolas más rápidamente al mercado.
§ Los proyectos seleccionados serán financiados en partes iguales entre las dos compañías, a través de las diferentes fases de desarrollo a medida que el producto potencial avanza hacia la fase comercial.
§ Los productos generados de esta colaboración serán comercializados a través de los canales de Monsanto. Las compañías han acordado compartir los beneficios asociados a la comercialización de estos productos, de forma que Monsanto recibirá 60% del beneficio neto generado y BASF el 40%.

Monsanto ha decidido colaborar con BASF por su excelente posición para desarrollar novedosas tecnologías para cultivos determinados. Para BASF, Monsanto aporta un record de comercialización exitosa de tecnologías agrícolas que asegura que las innovaciones de BASF alcanzarán rápidamente a una amplia base de agricultores que deseen dichos productos.

Monsanto y BASF también han alcanzado un acuerdo separado para desarrollar tecnologías dirigidas a controlar ciertas plagas (nemátodos) que afectan de forma importante a la soya.

Ambos acuerdos serán llevados a cabo por Monsanto y por BASF Plant Science, la compañía de biotecnología vegetal de BASF.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?