| 1/13/2010 12:00:00 PM

Banqueros de EU admiten haber subestimado la crisis financiera

Varios ejecutivos de Wall Street dijeron el miércoles que subestimaron la severidad de la crisis financiera de 2008 y que adoptaron decisiones erróneas.

Washington  —  Los estadounidenses "tienen derecho a estar enfadados sobre las cuantiosas bonificaciones pagadas por los bancos tras haber recibido miles de millones de dólares en ayuda federal", dijo el presidente de la comisión, Phil Angelides, a los directores generales de cuatro bancos importantes.

Al comenzar la audiencia ante la Comisión Investigadora de la Crisis Financiera, Angelides prometió "una investigación plena y justa sobre las causas que pusieron de rodillas nuestro sistema financiero".

El presidente y director general del Bank of America, Brian Moynihan, dijo que los niveles de las compensaciones a sus ejecutivos serán mayores el próximo año que en 2008, aunque sin alcanzar los niveles anteriores a la crisis financiera.

"Comprendemos la indignación de muchos ciudadanos", reconoció. "Agradecemos la ayuda recibida de los contribuyentes".

Ya que el Bank of America ha pagado el dinero que recibió del erario, "la gran mayoría de nuestros empleados no tuvieron participación alguna en la crisis económica", por lo que no merecen ser castigados con menores compensaciones, argumentó.

El director general de JPMorgan Chase & Co., Jamie Dimon, dijo que la mayor parte de sus empleados aceptaran "reducciones significativas en compensaciones" en 2008. Agregó que su empresa continuará pagando a sus empleados "de forma responsable y disciplinada" para atraer y retener los talentos más destacados.

El presidente de Morgan Stanley, John Mack, dijo que la crisis fue "una poderosa llamada de atención para esta firma". Agregó que en 2009 no aceptó bonificación alguna y que su banco ha variado sus planes de compensaciones para desanimar la "toma excesiva de riesgos".

Angelides, un ex funcionario gubernamental, interrogó al presidente de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, sobre el ofrecimiento de hipotecas de alto riesgo en acciones con garantía real parecidas a los bonos, que vendieron a los inversionistas incluso mientras Goldman Sachs apostaba que esas acciones fracasarías estrepitosamente.

Esas hipotecas fueron otorgadas a personas con antecedentes crediticios pobres o nulos y ayudaron a ocasionar el desastre financiero hipotecario.

"No creo que la conducta sea impropia. Lamentamos la consecuencia de que la gente ha perdido dinero en esto", agregó Blankfein.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?