| 8/17/2011 8:00:00 AM

Bank of America negocia vender activos de Merrill Lynch

Bank of America, el mayor banco de Estados Unidos por activos, se encuentra en avanzadas negociaciones para vender una parte de los bienes raíces de Merrill Lynch al grupo de inversión Blackstone, según publica el diario The Wall Street Journal.

Nueva York - The Wall Street Journal cita fuentes cercanas a la entidad financiera, y asegura que se trata de bienes inmuebles que poseía Merrill Lynch antes de ser adquirida por Bank of America en enero 2009, tras el descalabro del sector financiero en septiembre de 2008.

El diario The New York Times añade, por su parte, que se trata de propiedades de tipo comercial, así como bienes inmuebles en todo el mundo, también según fuentes anónimas cercanas a la compañía, que declinaron identificarse porque las negociaciones entre las dos firmas continúan y todavía no se ha cerrado un acuerdo.

Éste supondría un nuevo esfuerzo por parte del primer banco de Estados Unidos para deshacerse de activos no esenciales para su negocio, en unos momentos en los que la entidad financiera ha perdido un 44,53 % de su valor en la Bolsa de Nueva York (NYSE) desde que comenzó el año.

El pasado lunes Bank of America anunció que abandonaba el negocio de las tarjetas de crédito internacionales, de forma que venderá esas operaciones en Canadá, Irlanda y el Reino Unido a otras entidades financieras.

Por el momento el banco ya informó que el Toronto Dominio Bank adquirirá su cartera de tarjetas de crédito en Canadá, valorada en US$ 8.600 millones, y otros activos y pasivos.

Además, la semana pasada el banco cerró un acuerdo para la venta de una parte de su negocio de hipotecas a la agencia hipotecaria paraestatal Fannie Mae, un pacto que, según aseguró entonces el diario The Wall Street Journal, podría ascender a los US$ 500 millones.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?