| 11/21/2008 12:00:00 AM

Bancos centrales atentos a deflación, zona euro golpeada

LONDRES  - La demanda de la zona euro se derrumba y las presiones sobre los precios desaparecen, de acuerdo con unos sondeos de negocios divulgados el viernes, mientras que los banqueros centrales evaluaban el peligroso panorama de la deflación.

El Banco de Japón (BJ) dejó sin cambios su tasa de interés clave en el bajo nivel de 0,3 por ciento y dijo que el camino hacia la recuperación sería largo.

Se espera que Estados Unidos, Gran Bretaña y Europa bajen sus tasas de nuevo el próximo mes, en momentos en que la peor crisis financiera en 80 años acelera la recesión en gran parte del planeta.

El gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, dijo que estaba alerta ante el riesgo de deflación mientras Japón se hunde en la recesión, aunque no pronosticó el regreso de las caídas generalizadas de los precios.

"Se prevé que la economía global experimente un ajuste severo por algún tiempo", dijo a la prensa.

Por su parte, el presidente de la Reserva Federal de St Louis, James Bullard, dijo que como las tasas de interés ya están bajas, el banco central estadounidense podría tener que apoyarse en la "flexibilización cuantitativa" para evitar la deflación.

Esta flexibilización cuantitativa era la estrategia adoptada por el BJ en la década de 1990, de practicar grandes inyecciones de liquidez para reactivar la economía después de que las tasas oficiales bajaran al cero por ciento.

"Al anunciar y mantener metas de cantidades monetarias clave, la Fed podría ser capaz de (...) evitar una tendencia hacia la deflación o hacia una inflación excesivamente alta", dijo.

Los mercados anticipan que la Fed recorte las tasas al 0,5 por ciento el próximo mes. Los funcionarios tienen muy presente la lucha de Japón contra las caídas constantes de precios y el estancamiento económico, que duró una década.

Desactivar una recesión es mucho más difícil si los precios bajan en forma generalizada y constante, pues no hay incentivos para gastar porque los consumidores y las empresas saben que los precios seguirán bajando.

Después de que el colapso del mercado de las casas de Estados Unidos hizo que muchos bancos sufrieran enormes pérdidas e incluso algunos quebraran, las entidades son reticentes a prestar fondos, lo que agudizaría una deflación.

Un miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, Yves Mersch, dijo a la agencia de noticias Dow Jones que los precios de la zona euro podrían bajar el próximo año, aunque él no anticipaba una deflación generalizada.

"Yo no descartaría que en uno o dos meses pudiéramos tener un índice de precios en baja", dijo Mersch, también gobernador del banco central de Luxemburgo.

ACTIVIDAD ZONA EURO SE DESPLOMA

En la zona euro de 15 naciones, la actividad manufacturera y de los servicios se contrajo abruptamente mientras que las presiones inflacionarias se disiparon.

El índice compuesto de los gerentes de compras de la zona euro elaborado por la firma Markit se derrumbó a un mínimo récord de 39,7 en noviembre, debajo de la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción.

Los datos reforzarán las expectativas de que el BCE reduzca las tasas de interés al menos en 50 puntos básicos cuando se reúna en diciembre.

La encuesta confirmó que las presiones inflacionarias se evaporan, pues el subíndice de precios disminuyó a 47,6, mínimo desde julio del 2003.

"Los riesgos de deflación también crecieron, pues los precios cobrados por los productores y las empresas de servicios bajaron al ritmo más veloz en más de cinco años", sostuvo Chris Williamson, de Markit.

Los mercados de acciones repuntaban el viernes desde sus mínimos en cinco años, apuntalados por las expectativas de nuevas rebajas de tasas de interés, llevando a los inversores a cubrir posiciones cortas antes del fin de semana.

La Bolsa de Tokio ganó casi 3 por ciento y las acciones europeas ascendían el 1,5 por ciento.

El gigante financiero estadounidenses Citigroup, que ha perdido la mitad de su valor de mercado esta semana, considera varias opciones como vender parte de la compañía o fusionarse con otra firma, dijo una persona familiarizada con la situación.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?