| 10/19/2007 12:00:00 AM

Banco Mundial: Latinoamérica debe cambiar su calidad agrícola

El informe no menciona el efecto que los tratados de libre comercio pueden tener en la agricultura regional en el futuro inmediato.

Washington_  Latinoamérica necesita cambiar la calidad de su desarrollo agrícola si quiere ver una mayor reducción de la pobreza y un fortalecido sector que tiene potencial de buenas inversiones y empleos, dijo el viernes el Banco Mundial.

"El impacto de la agricultura en el desarrollo regional en el último decenio ha sido muy pequeño", dijo en su Informe sobre el desarrollo mundial-2008, dedicado en esta edición a la agricultura. "La agricultura en Latinoamérica y el Caribe emplea al 30% de la fuerza laboral pero sólo genera el 7% del producto bruto interno y apenas el 2% de las inversiones públicas".

El Banco hace notar que parte de los obstáculos para un mayor crecimiento agrícola proviene también de los subsidios entre los miembros de la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo (OCED), conformada básicamente por países europeos más Estados Unidos y México.

Dijo que si bien esos subsidios han bajado del 37% del valor bruto de la factura agrícola de 1986 a 1988, a un 30% entre 2003 y 2005, el monto del apoyo directo se incrementó en el mismo periodo de 242.000 millones al año a 273.000 millones.

El informe no menciona el efecto que los tratados de libre comercio pueden tener en la agricultura regional en el futuro inmediato. Pero, en una rueda de prensa para hablar sobre detalles del informe, John Nash, economista jefe del departamento de desarrollo sostenible del Banco, dijo que sería de "modesto a positivo".

Indicó que sobre la base de lo visto en los tratados para Norteamérica (NAFTA o TLCAN) y Centroamérica (CAFTA-RD), con los nuevos acuerdos se tendrán "algunas aperturas" a productos agrícolas, pero también "impactos negativos modestos en algunos productores".

"El hecho de que los temas agrícolas hayan sido difíciles de negociar y todos los acuerdos incluyeron provisiones específicas sobre ciertos productos y cosechas particularmente sensitivas, ha aislado a la agricultura de un impacto más grave", dijo Nash.

El informe hace notar que varios subsectores agrícolas con fuertes ventajas comparativas han tenido un "crecimiento espectacular" y menciona específicamente la soya en los países del Cono Sur, los biocombustibles en Brasil, las frutas y salmón en Chile, las verduras en Guatemala y Perú, las flores en Colombia y Ecuador, y las bananas en Ecuador.

En medio de esos avances, la región ha dado muestras de "progresos discretos" en las reformas de las políticas agrícolas, al igual que en otras regiones en desarrollo del mundo, y si bien con una liberalización del comercio agrícola se beneficiarían todos los países latinoamericanos, Brasil, por su enorme potencial, sería el principal ganador.

"Los países latinoamericanos figuran entre los mayores urbanizados del mundo", dijo Alan Janvri, coautor del informe. "Pero, hay todavía algunos que no están en esa categoría, como Paraguay y los países centroamericanos, donde la mitad o más de sus ingresos se origina en la agricultura".

En los países latinoamericanos urbanizados, la agricultura "puede reducir la pobreza rural si los pequeños productores se convierten en abastecedores directos de los modernos mercados de alimentos, se crean buenos empleos y se introducen los llamados mercados para servicios medioambientales", dijo Laura Tuck, también coautora.

Indicó que con las reformas se pueden obtener avances en tres áreas: el crecimiento de la producción agrícola puede ser más inclusivo de pequeños propietarios; la agricultura puede tornarse en una actividad menos perjudicial del medio ambiente; y se mejoraría la eficacia del gasto público en el sector.

En 2007, el Banco Mundial ha apoyado proyectos de desarrollo agrícola y rural en América Latina por unos 1.800 millones de dólares.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?