| 11/15/2005 12:00:00 AM

Banco Mundial dice que Latinoamérica desacelera crecimiento

América Latina será la región que tendrá la expansión más baja en el mundo subdesarrollado.

El informe pronostica que pese a esa desaceleración global, el mundo en desarrollo crecerá en 5,9%, un punto por debajo de 2005, pero todavía un nivel histórico que duplica el de las naciones más desarrolladas que crecerán en 2,5%.

América Latina será la región que tendrá la expansión más baja en el mundo subdesarrollado -un 3,9%- después de haber crecido 4,5% durante este año. Incluso se prevé que se reduzca hasta 3,6% en el 2007.

Según el informe, la desaceleración en Latinoamérica se debe principalmente a que Argentina, Uruguay y Venezuela han recuperado niveles de crecimiento de sus economías correspondientes a su nivel histórico, enmarcando la expansión que siguió a las profundas recesiones experimentadas iniciando el lustro.

México y Brasil, las dos principales economías de la zona, deberían mantener los niveles de crecimiento modestos que vienen registrando desde principios del año.

Petróleo, piedra en el camino

Para el BM los riesgos en el panorama económico de la región siguen siendo los altos precios del petróleo y un aumento de las tasas de interés.

El informe advierte que en algunos países pobres importadores de energía, pagar la factura petrolera podría forzar a reducir otras importaciones.

Efectos más adversos se pueden esperar particularmente en la región del Caribe, cuyos países dependen en gran medida del petróleo para la generación de electricidad.

Incluso se pronostica que, a causa de limitaciones en la producción y la previsible estabilización de los precios del crudo, la desaceleración podría afectar a los países productores de petróleo como Venezuela, México o Ecuador.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?