| 9/8/2010 4:20:00 PM

Banco Mundial advierte del impacto de la compra de tierras a gran escala

Las adquisiciones de tierras en gran escala, estimuladas por el aumento de precios de alimentos y los combustibles, requieren una defensa más enérgica de los derechos de propiedad de las comunidades locales, indicó hoy un estudio del Banco Mundial.

Washington.- "El interés en las tierras agrícolas sigue aumentando", señaló el informe de más de 160 páginas, centrado en la creciente adquisición especulativa de grandes porciones de tierras, sobre todo en países pobres, por parte de inversores extranjeros.

"Teniendo en cuenta la volatilidad de los precios de las materias primas, las crecientes presiones humanas y ambientales y las preocupaciones acerca de la seguridad alimentaria, este interés crecerá especialmente en el mundo en desarrollo", añadió el informe.

La puja global por tierras agrícolas se intensificó en la primera mitad de 2008.

"La necesidad de inversiones mayores y mejores en la agricultura para reducir la pobreza, aumentar el crecimiento económico y promover la sostenibilidad ambiental era ya evidente cuando había 'apenas' 830 millones de personas hambrientas en el mundo antes de los aumentos de precios de alimentos", recordó el estudio.

"La situación es aún más clara actualmente cuando, por primera vez en la historia humana más de mil millones de personas van a dormir cada noche hambrientas", añadió.

Según el Banco Mundial, antes de 2008 la expansión anual promedio de tierras agrícolas en todo el mundo era de menos de 4 millones de hectáreas pero "antes de que terminara 2009 se habían anunciado contratos de compraventa de tierras en gran escala por 45 millones de hectáreas".

Más del 70 por ciento de ese negocio ha ocurrido en África, pero también han habido adquisiciones en gran escala de tierras por parte de inversores en el este de Europa, en Rusia y en América Latina.

Los expertos del Banco Mundial encontraron, asimismo, que en muchos casos las compraventas no se habían ejecutado y señaló que "a menudo, los riesgos son enormes".

"En muchos casos los planes se suspenden por una variedad de razones incluidos los objetivos que no eran realistas, cambios en los precios y las inadecuadas infraestructuras, la tecnología y las instituciones", añadió el informe, según el cual hasta mediados de 2010 se había iniciado la labor agropecuaria en apenas el 21 por ciento de las tierras adquiridas por inversionistas.

El informe recomendó un establecimiento más claro y una defensa más firme de los derechos a la tierra de los campesinos de manera que ellos puedan negociar directamente con los inversores, reciban pagos directos por las transferencias de tierras y para asegurar que las inversiones beneficien a la población y la economía locales.

Asimismo, añadió, los inversores deben informarse bien acerca de los derechos de propiedad cuyo respeto es "clave para los proyectos legítimos y económicamente viables", según el estudio.

El Banco Mundial apuntó que en algunos países como México y Argentina los inversores extranjeros han encontrado que es conveniente la colaboración con los actuales terratenientes, sean estos pequeños agricultores o dueños de grandes propiedades, dado que en esos países hay menos tierra sin uso.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?