| 10/23/2007 12:00:00 AM

Banco del Sur es muestra de integración, dice ministro venezolano

El nacimiento del Banco del Sur la próxima semana es "una demostración" de que los tiempos han cambiado en América Latina desde un "todos contra todos" de los años 80 a una "integración de todos", afirmó el ministro venezolano de Finanzas Rodrigo Cabezas.

WASHINGTON_"Particularmente en Sudamérica nadie se ligaba con nadie, incluso mi país estaba de espaldas a los demás, pero hoy hay un movimiento diferente y el Banco del Sur será uno de los pilares del desarrollo de esa integración", dijo Cabezas, quizás el principal estratega de la articulación de esa propuesta del presidente Hugo Chávez.

Cabezas está en Washington desde la semana pasada con motivo de las asambleas de gobernadores que celebraron conjuntamente el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial y que concluyeron el lunes. En actividades colaterales se ha entrevistado con banqueros privados, analistas, diplomáticos y ministros.

"Nos sentimos satisfechos por donde vamos con el Banco del Sur", dijo en una reunión el lunes por la noche en la residencia diplomática venezolana.

Robert Zoellick, el nuevo presidente del Banco Mundial, opinó durante la asamblea de su institución que esperaba transparencia en las operaciones del nuevo banco porque "una de las lecciones que hemos aprendido sobre buenas prácticas de desarrollo es que tienen que ser combinadas con buena gobernabilidad, buen respeto a las leyes y firmes prácticas contra la corrupción".

Cabezas indicó que no había preocupación sobre la transparencia de las operaciones porque el Banco del Sur "tendrá una gobernabilidad distinta" a la del Banco Mundial y FMI al dar a "cada país un voto", a diferencia de las dos instituciones de Washington donde el voto vale según el poder económico de cada miembro.

"Decidimos hacerlo así para que no haya hegemonía ni mucho menos para que alguien imponga una política económica a un determinado país", comentó.

Mencionó que Venezuela en las décadas de los 80 y 90 para acceder a un crédito del Banco Mundial e incluso del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) "nuestra petición tenía que tener el sello (de aprobación) del FMI".

"Es decir, para prestar teníamos que estar comprometidos con una determinada política económica".

Según Cabezas, el banco, que nació como un planteamiento venezolano aislado al comienzo por algunas naciones ha llegado a un punto en que sólo unas cuantas de ellas se quedarían más bien aisladas del acto de fundación en una cumbre presidencial el 3 de noviembre.

Bernardo Alvarez, embajador de Venezuela ante la Casa Blanca, dijo que se esperaba la asistencia a la cumbre de los presidentes de Venezuela, Argentina, Brasil, Ecuador, Uruguay, Paraguay y Bolivia, que han estado participando en diversas etapas de la formación del banco.

Colombia ha expresado también su interés en ser parte del banco y, si lo hiciera, sólo se quedarían fuera del grupo sudamericano Chile y Perú.

Cabezas dijo que estaba decidido que el Banco del Sur, en una primera etapa, será solamente "un banco de desarrollo" y dejará para el futuro su incursión en el área de compensaciones y posiblemente reservas.

Pero, admitió que nacerá institucionalmente sin que todos los elementos de su funcionamiento estén terminados, y mencionó entre ellos sus estatutos y capital.

Indicó que el estatuto "está prácticamente listo", pero no dio detalles alegando la confidencialidad en que todavía se encuentra la discusión. En cuanto al capital, dijo que los países estaban trabajando en un consenso sobre la base de propuestas de Venezuela y Ecuador.

Venezuela ha planteado que el capital sea proporcional a las economías relativas de cada país y no en partes iguales; y el capital inicial suscrito no debiera ser obligatorio sino "una donación" de los países interesados en una membresía, según sus posibilidades del momento actual de sus economías.

Ecuador, por su parte, ha pedido que cada país miembro debiera asumir una aportación "como mínimo igual o mayor" al que ha hecho al BID o Banco Mundial, al cual Cabezas llamó "los organismos multilaterales del pasado".

"Nosotros vamos a acompañar esta idea (de Ecuador) y estoy seguro que los otros gobiernos la van a acompañar también", dijo.

La sede del banco estará en Caracas y se esperaba que las reuniones técnicas de diciembre se realicen allí, que es un edificio del Fondo de Pensiones que está siendo remodelado y que "prácticamente nos han donado los trabajadores de Venezuela, lo cual le dará todavía una mayor simbología" al banco.

"El Banco del Sur no es una retórica latinoamericana", dijo Cabezas. "Va a ser uno de los primeros elementos de concreción de la integración y desarrollo de Latinoamérica".

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?