| 11/8/2007 12:00:00 AM

Banco Central Europeo mantiene tasas de interés

El presidente del BCE Jean Claude Trichet dijo que el banco vigilará "estrechamente" las amenazas de la inflación en los países que usan el euro. El banco estaba a punto de concluir una campaña de alza gradual de las tasas de interés antes de que hacer una pausa a mediados de año ante la crisis de los mercados financieros.

Francfort.- El Banco Central Europeo mantuvo el jueves su tasa preferencial en el 4%, pese al aumento de la inflación, la fortaleza del euro y algunos pedidos de que imite las reducciones adoptadas en Estados Unidos. 

Empero, el banco dio a entender que le preocupa el repunte de la inflación y que no abandonó su idea de elevar en un futuro las tasas de interés.

Trichet indicó además que "la revaloración del riesgo ha mantenido la continuidad de la incertidumbre", una referencia al nerviosismo de los mercados bursátiles debido a la crisis de las hipotecas basura en Estados Unidos y el debilitamiento de la economía norteamericana.

La decisión del BCE siguió al anuncio del Banco de Inglaterra de que mantuvo su tasa preferencial en el 5,75%.

"No es fácil ser el director del banco central en momentos tan turbulentos", opinó el economista Gilles Moec, del Bank of America, en Londres.

Con una inflación superior al 2% hubo pedidos de que el BCE aumentara sus tasas ya que combatir la inflación es una de sus tareas primarias, agregó Moec.

En marzo, la inflación en la UE fue del 3,1% aunque descendió al 1,8 en septiembre.

Empero, los indicios de una desaceleración económica en los 13 países que usan el euro, los temores a un contagio de esta tendencia en la economía global y las consecuencias de un euro cotizado a 1,47 dólares en las exportaciones del Viejo Continente dieron pie a que el banco frene por el momento su campaña para encarecer el crédito.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?