| 7/28/2010 10:40:00 AM

Bajan pedidos de bienes duraderos en E.U.

Los pedidos en cartera de las fábricas estadounidenses de bienes duraderos bajaron en forma generalizada en junio debido a la fragilidad de la recuperación económica.

Washington.- La demanda de bienes duraderos —aquellos de precio elevado y una vida útil de por lo menos tres años— se contrajo un 1% el mes pasado a U.S.$190.500 millones, anunció el miércoles el Departamento de Comercio. Fue el segundo mes consecutivo de contracción y la mayor baja desde agosto de 2009.

Los pedidos de aviones comerciales bajaron un 25,6% en junio. Sin el volátil sector del transporte, los pedidos bajaron un 0,6%.

El sector fabril encabezó el crecimiento en la primera fase de la recuperación económica. Una contracción de los pedidos podría ser indicio que esa recuperación está perdiendo fuerza.

Los economistas dijeron que el informe de junio no es tan malo como indicarían las cifras. Los gastos empresariales en maquinaria y pertrechos subieron un 0,6%, tras un aumento del 4,6% en mayo. Los positivos reportes trimestrales de ganancias podrían presagiar futuros aumentos de ganancias netas, asegurando el crecimiento el resto del año.

"En general, no cabe duda alguna que estas estadísticas causarán un impacto negativo en los mercados, pero no son tan terribles", dijo el economista Paul Ashworth, de la firma Capital Economics.

"En resumen, mostró que las inversiones empresariales fueron muy sólidas en el segundo trimestre, aunque la recuperación fabril quizá haya perdido fuerzas, no se ha desplomado", agregó.

Los pedidos en cartera de junio aumentaron un 16,5% que los pedidos de U.S.$176.000 millones de hace un año, aunque aún no había comenzado la recuperación económica. Empero, no alcanzaron el nivel de los U.S.$229.500 millones alcanzado en julio de 2007, antes de que empezara la recesión.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?