| 5/13/2010 11:40:00 AM

Baja el ritmo de embargos hipotecarios en EU

Millones de estadounidenses seguramente perderán sus casas en los próximos años debido a embargos hipotecarios, aunque esa tendencia finalmente ha dado indicios de disminuir.

Washington  — El número de familias que en abril encararon el embargo hipotecario se contrajo un 2% respecto al mismo mes hace un año, la primera reducción en cinco años, anunció el jueves la empresa RealtyTrac Inc.

Empero, esas estadísticas tiene su lado oscuro. Aunque disminuyó el número de nuevos retrasos en los pagos hipotecarios, el número de deudores que han perdido sus viviendas sigue aumentando. El mes pasado los bancos desahuciaron a 92.000 de sus viviendas.

Existen varios millones más de embargos potenciales. Casi 7,4 millones de deudores, el 12% de las personas con una hipoteca, dejaron de efectuar por lo menos un pago o se encontraban en marzo en trámites de embargo hipotecario, según la firma Lender Processing Services Inc., dedicada a investigaciones hipotecarias.

RealtyTrac, especializada en casas embargadas y con sede en la localidad californiana de Irvine, dijo que casi 334.000 hogares, una de cada 387 casas, recibió en abril un aviso relacionado con el embargo, frente a más del 9% en marzo.

Los problemas económicos como el desempleo o menores ingresos son la principal catálisis este año de los embargos hipotecarios.

Inicialmente, las prácticas crediticias laxas fueron las culpables, pero los propietarios de viviendas con buenos antecedentes crediticios con hipotecas convencionales a interés fijo forman ahora el grupo más numeroso de embargos.

A medida que se recupera la economía estadounidense "se verá una mejora en el mercado de la vivienda y el ritmo de los embargos", dijo Rick Sharga, vicepresidente de RealtyTrac. "El problema reside en que existe ahora una gran acumulación".

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?