| 12/16/2005 12:00:00 AM

Bachelet gana elección presidencial en Chile

En la primera vuelta, del 11 de diciembre obtuvo un 46% de los sufragios.

La socialista Michelle Bachelet se convirtió en la primera mujer presidente de Chile al ganar por siete puntos al candidato de la oposición, el multimillonario empresario Sebastián Piñera.

Según el escrutinio oficial, con el 97,17% de los votos escrutados, Bachelet tuvo un 53,51% y Piñera un 46,48%.

"Esta elección tiene proyección internacional. Es la primera vez que una mujer en Sudamérica es elegida por el voto popular para presidir los destinos de una nación", dijo Sergio Bitar, uno de los líderes del comando de Bachelet.

Piñera reconoció rápidamente su derrota y anticipó a la presidenta electa que "vamos a seguir haciendo una oposición firme y constructiva".

Agregó que "en democracia hay que saber escuchar la voz de la mayoría", aunque reiteró quejas sobre lo que llamó una intervención electoral del gobierno "más allá de lo bueno y lo prudente".

Bachelet, de 54 años, es la candidata única de la coalición oficialista de cuatro partidos de centro-izquierda, que incluye a demócrata cristianos, socialistas, radicales y socialdemócratas.

En todas las ciudades del país se repetían las caravanas de automóviles que sonaban sus bocinas, con sus ocupantes agitando banderas por las ventanas. También hubo multitudes que expresaban su alegría en plazas y avenidas.

La doctora, como la llaman quienes trabajan con ella, sucederá el 11 de marzo al presidente Ricardo Lagos, quien el 2000 la convirtió en su Ministra de Salud y dos años después en la primera Ministra de Defensa en la región.

Lagos, que concluye su gobierno con un 75% de aprobación, llamó por teléfono a Bachelet y, además de felicitarla, le pronosticó que "tú capacidad nos va a permitir tener un gran gobierno".

Bachelet invitó a Lagos al desayuno el lunes para conversar sobre los desafíos que la esperan.

Lagos afirmó luego, en una mensaje a la nación, que el triunfo de Bachelet "se funda en sus méritos, en su inteligencia...y también en lo que fue su vida personal, de testimonio y entrega a Chile".

Bachelet es símbolo del reencuentro entre los chilenos porque su padre, un general de la fuerza aérea, fue torturado tras el golpe de Augusto Pinochet en 1973, murió en la cárcel, ella y su madre fueron detenidas y torturadas durante dos semanas un año después, y en 1975 ambas salieron al exilio forzoso, hasta 1979.

El mandatario agregó que esos momentos duros templaron su carácter, "sin dejar rastro alguno de venganza".

La doctora, que afirma que no guarda rencores, regresó del exilio a trabajar en la salud pública, el 2000 fue llamada al gobierno, al que renunció en octubre del 2004 para entrar de lleno en tareas políticas.

Bachelet no fue electa por su partido, el socialista, para competir por la candidatura única oficialista, sino que se impuso por la fuerza de la opinión pública, que la encumbró en todas las encuestas mientras era Ministra de Salud, cargo en el que tuvo una gran empatía con la población.

Como su candidatura no fue fruto de negociaciones partidarias, varios dirigentes políticos, admiten en privado, que desconocen cómo se relacionarán con Bachelet, muy celosa al señalar y demostrar que las decisiones las toma ella.

Como de costumbre, existen negociadores partidarios que tratarán de conseguir para su colectividad el máximo de cargos ministeriales.

Analistas locales han afirmado que la independencia de Bachelet dependía del margen de su triunfo, que finalmente fue de siete puntos, más de lo esperado y pronosticado por todos.

En la primera vuelta, del 11 de diciembre obtuvo un 46% de los sufragios.

En esta segunda vuelta Bachelet sumó los sufragios de los comunistas, estimados entre un 4 y un 4,5%, que en diciembre votaron por un candidato humanista. Aunque se definen como opositores a los gobiernos oficialistas

Los comunistas, que llamaron a votar por la médica socialista, dijeron que preferían a Bachelet en la presidencia antes que a Piñera.

Piñera obtuvo el 25% de las preferencias en diciembre y en esta segunda vuelta esperaba sumar el 23% de su rival derechista, Joaquín Lavín.

El gran ausente en la elección fue el ex dictador Augusto Pinochet, de 90 años, que no pudo votar porque enfrenta dos procesos, uno por delitos de corrupción y otro por violaciones a los derechos humanos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?