| 6/14/2011 3:40:00 PM

Avión solar concluye con éxito su segundo viaje internacional

El avión "Solar Impulse HB-SIA", propulsado por energía solar, finalizó hoy con éxito su segundo viaje, entre Bruselas y París, tras haber anulado tres días antes el mismo vuelo debido a problemas meteorológicos que agotaron sus baterías.

París - Según informó la empresa que ha diseñado el avión, el prototipo "Solar Impulse HB-SIA" completó el trayecto en más de 16 horas, tras haber despegado de Bruselas y aterrizar en el aeropuerto de Le Bourget.

El vuelo, no obstante, no será homologado dado que, tras fracasar el primer intento el pasado sábado únicamente con energía solar, el avión recargó el 40 por ciento de sus baterías con carburante convencional.

El avión había llegado a la región parisina hacia las 15.00 hora local (13.00 GMT), pero tuvo que esperar sobrevolando una zona cercana a París por diferentes razones, explicó la compañía artífice del proyecto, con sede en Suiza.

De entrada, el suelo durante el día se calienta y ese calor asciende y, en ocasiones, genera bolas de aire que pueden desestabilizar el avión, señaló el responsable de la misión, Raymond Clerc.

Además, el tráfico aéreo normal es demasiado intenso hasta las 21.00 hora local en la zona del aeropuerto comercial Charles de Gaulle, por el que el prototipo debía pasar camino de Le Bourget, con lo que se arriesgaba a que las turbulencias generadas por el resto de aeronaves perturbasen su aterrizaje.

La aeronave, pilotada por el suizo André Borschsberg, será expuesta en la 49º exhibición del Salón Internacional de la Aeronáutica del 20 al 26 de junio.

En el primer viaje internacional que realizó entre Bruselas y Payerne (Suiza) necesitó 13 horas para completar el trayecto.

El "Solar Impulse", que tiene una envergadura de 63,4 metros (similar a un Airbus 340) y pesa 1.600 kilos (como un automóvil), concentra una sofisticada tecnología que le permite volar sin combustible fósil y únicamente con reservas de energía solar, captada a través de 12.000 células fotovoltaicas, que mueven cuatro motores de una potencia de diez caballos cada uno.

El pasado julio, marcó un hito en la aviación solar al completar un vuelo de más de 26 horas continuas, tiempo durante el que se mantuvo en el aire gracias exclusivamente a la energía del sol que había captado de día, batiendo así el récord de duración de vuelo de aparatos de su naturaleza.

Asimismo, superó las marcas de altitud absoluta (8.700 metros) y de ganancia de altitud (en 11 horas y 53 minutos ganó en altura hasta los 8.261 metros).

 

 

 

 

 

Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?