| 7/30/2009 12:00:00 AM

Aumentan inesperadamente reclamos de desempleo en EE.UU.

El número de trabajadores recién cesados que presentaron por primera vez reclamos de beneficios por seguro de desempleo aumentó la semana pasada, anunció el gobierno, aunque el aumento se debió mayormente a distorsiones temporales.

WASHINGTON  — Mientras tanto, el número de desempleados cayó a 6,2 millones de 6,25 millones, el nivel más bajo desde mediados de abril.

El Departamento de Trabajo dijo que los nuevos reclamos por seguro de desempleo aumentaron en 25.000 a 584.000. Los analistas habían pronosticado 570.000.

Un analista del departamento dijo que el aumento tuvo lugar después que las cifras empeoraran artificialmente a principios de mes con el cierre de las plantas automovilísticas, lo que ocurrió anticipadamente este año en comparación a otros. Empero, el total de la semana es inferior a los 617.000 reclamos de fines de junio. Según los economistas, la tendencia refleja una reducción en la tasa de despidos.

El promedio de cuatro semanas, que elimina las fluctuaciones, cayó a 559.000, su nivel más bajo desde fines de enero.

Empero, los empleos siguen escaseando y el índice del paro, que en junio alcanzó el 9,5%, seguramente sobrepasará el 10% para fines de año.

Y los reclamos semanales siguen siendo muy superiores a los 300.000 a 350.000 que os analistas consideran consistentes con una economía saludable. La última vez que los reclamos descendieron a menos de 300.000 fue a principios del 2007. El nivel más bajo ocurrió este año, 488.000 en la semana que concluyó el tres de enero.

La recesión, iniciada en diciembre del 2007 y la más larga desde la Segunda Guerra Mundial, ha eliminado 6,5 millones de empleos. El índice del paro seguramente crecerá en julio al 9,7% cuando sean anunciadas las cifras la próxima semana.

 

 

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?