| 12/18/2006 12:00:00 AM

Asia y Europa podrían resistir baja en economía de EE.UU.

El crecimiento de Europa también da la impresión de estar desacelerándose, pero los pronósticos son menos sombríos, ante el incremento en la demanda y la baja del desempleo.

Bangkok.- Una desaceleración de la economía estadounidense probablemente tendrá consecuencias en el crecimiento mundial del 2007, pronostican los expertos, pero se espera que Asia y Europa resistan el embate bastante bien gracias a los actuales indicadores de una demanda saludable.

Incluso cuando el mercado de vivienda en Estados Unidos se ha desacelerado _lo cual disminuye el interés de los estadounidenses en los productos electrónicos, ropa y otras exportaciones_, el aumento del número de consumidores en China, India y el resto de las naciones asiáticas en crecimiento parece mantener el ritmo de sus economías, dicen expertos.

"Aunque las otras economías más importantes del mundo serán afectadas por el crecimiento más lento de Estados Unidos, su propia demanda a nivel nacional debería continuar impulsando el crecimiento mundial", afirmó el banco de inversiones suizo UBS en su informe de fin de año sobre la economía global.

Se espera que el crecimiento mundial en general se desacelere y llegue al 4,9%, en lugar del 5,1% calculado para este año por el Fondo Monetario Internacional.

Las economías más desarrolladas y ricas del mundo tendrán un menor crecimiento. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico redujo sus pronósticos de crecimiento para el 2007 de sus 30 miembros, principalmente naciones industrializadas, a un 2,5%, su nivel más bajo desde el 2003, luego de haber estimado inicialmente un crecimiento del 2,9%.

La principal duda ahora es si la economía estadounidense se desacelerará gradualmente al tiempo que evita un alza en la inflación _lo que los economistas llaman "aterrizaje suave". De lo contrario caerá en una recesión, lo cual afectaría el crecimiento económico mundial. "Creemos que será un aterrizaje suave", dijo Dong Tao, jefe de economía regional de Credit Suisse en Hong Kong. Y a medida que disminuye la demanda de importaciones de Estados Unidos, "el crecimiento de Asia será más moderado".

"Pero el resto del mundo está empezando a reaccionar. Ello hará que la demanda a nivel nacional decida quiénes serán los ganadores y perdedores", agregó.

Los consumidores en Estados Unidos y el resto del mundo disfrutarán de un descenso en los precios del petróleo, que han bajado más de 20% luego de haber alcanzado los 78 dólares por barril en julio. El producto interno bruto estadounidense con seguridad crecerá un 2,5% en el 2007, en baja con respecto al 3,3% de este año, de acuerdo con un panel formado por los 50 principales expertos en pronósticos económicos, en una investigación publicada en noviembre por la Asociación Nacional de Economía Empresarial.

India y China continuarán entre los principales actores económicos durante el siguiente año, aunque ambas naciones enfrentarán diversos retos, desde el deterioro del medio ambiente hasta el recalentamiento de sus economías. Se espera que la economía china crezca más del 10% cada año. Sin embargo, Beijing enfrentará el reto de mantener un equilibrio entre su política para impulsar el crecimiento a fin de sacar de la pobreza a millones de personas, e intentar reducir el exceso en las inversiones en bienes raíces, que las autoridades temen comprometa a bancos y empresas en caso de una crisis financiera.

Los intentos de limitar el crecimiento _dos incrementos en tasas de interés y medidas para reducir la emisión de créditos_ solamente han tenido efectos limitados.

Funcionarios chinos recientemente fijaron una meta de crecimiento de un 8% para el 2007, por debajo del 10,7% registrado para los primeros nueve meses del año. Sin embargo, el crecimiento ha superado las metas cada año durante esta década.

En India, el primer ministro Manmohan Singh fijó una ambiciosa meta de crecimiento anual del 9% para los próximos cinco años, un alza a partir de la actual expansión de 8%, esperando reducir la pobreza entre los 400 millones de habitantes pobres de las zonas rurales, quienes no se han beneficiado del rápido crecimiento económico del país. Singh ha señalado que impulsar la productividad en la agricultura e incrementar las inversiones en proyectos de infraestructura y creación de empleos son la clave para acelerar el crecimiento.

Japón, la principal economía de Asia, se recupera gradualmente luego de una década de empantanamiento. Sin embargo, los gastos del consumidor parecen estar disminuyendo, dejando la economía vulnerable a una disminución en la demanda de exportaciones, su tradicional fuente de crecimiento.

Un factor crucial será la fecha en que el Banco de Japón incremente las tasas de interés. Se espera una acción de ese orden para inicios del 2007. El banco central las elevó en el 2006 por primera vez en seis años, a 0,25%, de casi cero en que se encontraban. Algunos temen que ese alza pueda asfixiar la recuperación.

El crecimiento europeo parece estar en alza, pero ello podría verse afectado en parte por el desaceleramiento que se espera en Estados Unidos. Los pronósticos de la Unión Europea y del banco central del bloque son de un crecimiento de un 2% en el producto interno bruto en la zona de las 12 naciones que usan el euro, menor al 2,7% previsto para este año, pero por encima del promedio de 1,4% vigente desde el 2001.

"La zona del euro puede de hecho resistir una baja en la actividad económica en Estados Unidos si ésta se mantiene dinámica en los mercados emergentes, lo cual parece ser el caso en la actualidad", dijo Gilles Moec, economista radicado en Londres y que trabaja para el Bank of America. Europa central y oriental, junto con Asia, han recibido dos veces más exportaciones de la zona del euro que Estados Unidos durante los últimos siete años, de acuerdo con el Bank of America.

El único obstáculo para Europa parece ser Alemania, que podría verse afectada en el primer trimestre del año, luego de un incremento en su impuesto al valor agregado. Se espera que las economías latinoamericanas tengan un buen desempeño el año próximo. La región es un importante exportador de materias primas como el cobre, el mineral de hierro y la soya, así que cualquier gran suceso económico, como una inesperada caída en la economía china, tendría fuertes repercusiones.

El crecimiento de Brasil está previsto en alrededor de 3,4% para el próximo año, luego de estimarse inicialmente que sería de 3%. El presidente Luiz Inacio Lula da Silva ha logrado reducir la inflación a 3,2%, lo cual era impensable hace apenas unos años.

Se prevé que México crezca 3,7% el próximo año, en baja respecto al 4,7% en el 2006. Pero la inflación ha alcanzado sus niveles históricos más bajos, la moneda es estable y se han creado casi un millón de empleos en el sector formal. Se espera que Argentina continúe su fuerte recuperación luego de la crisis económica del 2002, y los expertos prevén un crecimiento del 7% en su PIB el siguiente año. La industria de la construcción está creciendo, al igual que las exportaciones de soya, y el desempleo se encuentra por debajo del 10%, luego de haberse ubicado en su peor nivel histórico, de 21,5%, en el 2003.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?