| 8/16/2006 12:00:00 AM

Arroceros uruguayos pierden por subsidios de Estados Unidos

Brasil produce entre 11 y 13 millones de toneladas con un consumo interno de 12,5 millones de toneladas por lo que hasta unas 700.000 toneladas, según las zafras, deben ser importadas desde Uruguay. Brasil, además, otorgó una preferencia arancelaria del 10%.

Montevideo.- En el quinquenio 1999-2004, los productores arroceros de Uruguay perdieron exportaciones por 507 millones de dólares debido a los subsidios que aplican los Estados Unidos, según afirmó Tabaré Aguerre, vicepresidente de la Asociación de Productores de Arroz del Uruguay.

Aguerre señaló que el problema con los Estados Unidos son sus subsidios y estudios "realizados mostraron que entre 1999-2004 Uruguay perdió 507 millones de dólares por aquellos subsidios".

"El problema que nosotros tenemos, no es con un tratado de libre comercio que pueda haber con los Estados Unidos, nuestro problema viene de antes y son esos subsidios a los productores estadounidenses", agregó el productor.

Pero Aguerre señaló a la AP que Brasil es un importante mercado para el arroz uruguayo.

"Los problemas con Brasil son transitorios y se generan en los pasos fronterizos cuando productores brasileños aducen cuestiones sanitarias que exceden la normativa del Mercosur para impedir el paso del arroz. Pero el gobierno de Brasil logró que se levantaran esos impedimentos".

Señaló que es "impensable para el sector arrocero (uruguayo) no contar con Brasil como destino de las exportaciones". Uruguay exporta hacia Brasil entre el 70 y 90% de la producción anual de 1.200.000 toneladas y es el cuarto producto uruguayo generador de divisas.

Sin embargo, Aguerre sostuvo que una normativa interna del gobierno brasileño también "entraña un subsidio a sus productores de arroz para la exportación".

 
Fuente: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?