| 11/15/2005 12:00:00 AM

Arranca la ronda del TLC con varios temas pendientes

Los temas que quedan por negociar constituyen la parte más compleja y delicada.

Con sólo ocho mesas cerradas, de un total de 24, comienza hoy en Washington la etapa final de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) de Colombia, Ecuador y Perú con Estados Unidos.

Después de 18 meses de conversaciones de ese acuerdo comercial, que se iniciaron en mayo de 2004 en Cartagena, Colombia, poco es lo que se ha avanzado en temas fundamentales para las naciones andinas como los agrícola y propiedad intelectual

Analistas locales coinciden que el balance tras 13 rondas oficiales y otras reuniones intermedias son los millonarios gastos en los viajes y la preparación de esos encuentros.

Los negociadores colombianos, quienes se encuentran desde este fin de semana anterior en Washington aseguraron antes de partir que de las 16 mesas que restan por finalizar, tres están a punto, 12 se encaminan hacia la meta y una (agrícola) aparece con un avance limitado.

Sin embargo, se conoce que la mesa de medidas sanitarias y fitosanitarias está como en el primer día de su creación hace año y medio.

Consultado sobre la marcha del TLC, el jefe del equipo negociador de Colombia, Hernando José Gómez, afirmó que está avanzado en un 90 por ciento, pero -aclaro- el 10 por ciento restante constituye la parte más compleja y delicada.

"Ese 10 por ciento es lo que más les duele a las partes", señaló Gómez, para referirse a los sectores agrícola, propiedad intelectual y comercio de bienes usados y remanufacturados, lo cual puede dar al traste con el TLC en los congresos de los países involucrados.

Para el gobierno colombiano de ese 10 por ciento, un porcentaje significativo le corresponde al sector agrícola, donde Estados Unidos mantiene su posición inicial de no eliminar los subsidios a sus productores y exige a los andinos borrar los aranceles.

Al respecto, el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, aseveró que viajaron a Washington con grandes esperanzas de que Estados Unidos mueva las posiciones que ha exhibido a lo largo de 18 meses.

Tanto es que las propuestas norteamericanas no han tenido en cuenta los intereses del agro colombiano, que el ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, ha advertido que, de no remediarse esa situación, su gobierno podría aplicar el Plan B, que es no firmar el TLC.

Para no llegar a este extremo, Botero adelantó que las decisiones difíciles, las que les duelen a las partes, serán tomadas por los ministros y, si es necesario como todo parece indicarlo, por los presidentes de las naciones negociadoras.

En ese 10 por ciento tampoco faltan los medicamentos, sobre el cual Washington tiene grandes ambiciones que chocan frontalmente con el interés de los andinos de defender el acceso de la población a las medicinas y a los servicios de salud.

Sobre ese tema, Botero ha dicho que con trabajo e imaginación se puede llegar a un punto de coincidencia con Estados Unidos para superar el estancamiento de ese capítulo, sin -agregó- poner en riesgo el principio de que la salud está por encima del comercio.

Fuente: Agencias
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?