| 3/1/2006 12:00:00 AM

Argos apelará expropiación de planta en Venezuela

De acuerdo con informaciones, un juzgado de Caracas dispuso la semana pasada que las acciones deben regresar al control estatal.

Cementos Argos de Colombia, uno de los cinco mayores grupos del sector en América Latina, anunció hoy que apelará la decisión de un tribunal de Venezuela que ordena devolver las acciones de una fábrica que compró en ese país hace siete años.

El presidente del consorcio, José Alberto Vélez, declaró a los periodistas que el conglomerado presentará recursos legales ante la orden de un tribunal venezolano de revertir su porcentaje de propiedad en la Corporación de Cemento Andino, situada en el estado de Trujillo (occidente venezolano) y privatizada en 1998.

"Vamos a tratar de utilizar todos los medios y las instancias legales en Caracas, para que se revierta esa decisión", declaró el directivo, quien señaló que el fallo se ejecutó sin avisarle a la compañía.

Argos compró en 1998 el 39% de las acciones de Cemento Andino al Estado venezolano.

De acuerdo con informaciones difundidas en Bogotá un juzgado de Caracas dispuso la semana pasada que las acciones deben regresar al control estatal atendiendo una demanda instaurada por un antiguo propietario.

El conglomerado Argos tiene activos por más de US$2.318 millones y una capacidad de producción de 7,5 millones de toneladas de cemento, que exporta a 25 países.

La semana pasada el grupo colombiano Argos concretó la compra de la firma estadounidense Ready Mixed Concrete por unos US$435 millones, con lo que suma tres empresas en ese país.

El año pasado adquirió las fábricas estadounidenses Southern Star Concrete y Concrete Express.

La empresa colombiana también tiene plantas en Panamá, Haití y República Dominicana, además de Colombia, y el año pasado tuvo ingresos consolidados por US$992 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?