| 9/9/2011 6:00:00 PM

Argentina vigilará cambios Repsol-YPF

El Gobierno argentino vigilará cualquier cambio en la estructura accionaria de la petrolera española Repsol-YPF.

El gobierno argentino teme que la reciente decisión de dos de los mayores accionistas de Repsol-YPF de ejercer una mayor influencia en la española tenga impacto negativo en el país.

"El Estado argentino, por medio de su representante en el directorio de YPF, notificó que monitoreará cualquier modificación que se produzca en Repsol y que pueda generar algún tipo de impacto o variación en los planes de inversión y/o producción tanto como algún otro tipo de cambio en YPF", dijo la petrolera argentina en una nota.

La constructora española Sacyr y la petrolera estatal mexicana Pemex anunciaron recientemente que unirán fuerzas en el directorio de Repsol-YPF, al tiempo que Pemex casi dobló su participación en la empresa .

El Estado argentino, "asimismo, hizo reserva de ejercicio de uso de la acción de oro que posee (...) en la compañía y solicitó ser informado en tiempo y forma de cualquier circunstancia que pueda implicar una modificación en el actual funcionamiento de la empresa".

Pidió también "garantizar formalmente el plan de inversión 2010-2019".

Uno de los principales roces entre la cúpula de Repsol-YPF y la de Sacyr envuelve el pago de dividendos, que la constructora quiere que sean mayores, algo que podría afectar el nivel de liquidez disponible para inversiones.

Pero el Gobierno argentino dijo que en la reunión de directorio de YPF "autoridades de Repsol ratificaron los planes de inversión en Argentina comprendidos en el período 2010-2019 y descartaron cualquier modificación en los proyectos que tienen para su filial" argentina.

Las acciones de YPF caían un 4 por ciento a 168 pesos a las 1715 GMT.

ESTADO PRESENTE

Del encuentro participaron todos los miembros del directorio de YPF, entre ellos el presidente ejecutivo de Repsol-YPF, Antonio Brufau, y el director en representación del Estado argentino, Roberto Baratta.

Repsol-YPF controla más del 58 por ciento de YPF, la mayor petrolera argentina, pero el Gobierno atesora una acción de oro por considerar que es una empresa estratégica y tiene un representante en el directorio.

Argentina, que ha visto caer sostenidamente su producción de crudo y gas natural en los últimos años, necesita con urgencia aumentar las estancadas inversiones en el sector energético para alimentar una economía que crece fuertemente.

Sacyr es el mayor accionista en Repsol-YPF con un 20 por ciento, y la petrolera mexicana Pemex, que poseía un 4,78 por ciento, concretó la semana pasada la compra de un 4,62 por ciento adicional.

Ambas compañías han criticado al presidente ejecutivo Brufau por la gestión de la empresa y su política de recortar dividendos. Sacyr debió endeudarse fuertemente para construir su participación en Repsol-YPF.

Pemex adelantó que busca que el directorio de la petrolera española separe los roles de presidente y director general, en un movimiento que limitaría el poder de Brufau, de buena relación con el Gobierno argentino.

El argentino Grupo Petersen posee un 25,4 por ciento de YPF.


Reuters

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?