| 2/17/2007 12:00:00 AM

Argentina no tiene nada que negociar con el FMI, dice ministro

En enero de 2006, Argentina canceló su deuda con el FMI por 9.530 millones de dólares como parte de su plan de normalización financiera tras el cese de pagos declarado en diciembre de 2001.

Buenos Aires.- El jefe de gabinete de ministros, Alberto Fernández, dijo el sábado que Argentina "no tiene nada que negociar con el Fondo" Monetario Internacional (FMI), que condicionó la renegociación de la deuda que el país mantiene con el Club de París.

"Cuando pagamos la deuda (al FMI) pretendíamos recuperar autonomía. Es insólito que queremos pagar (la deuda con el Club de París) y nos pongan esa condición", dijo Fernández a una radioemisora local.

"Le pagamos al Fondo para tener autonomía", insistió.

En noviembre, el gobierno inició formalmente la renegociación del pasivo que mantiene con el Club de París por 6.000 millones de dólares, en una medida que busca atraer al país inversiones de origen europeo.

Pero días atrás, el portavoz del FMI Masood Ahmed defendió la intervención de ese organismo en las negociaciones con el Club de París al afirmar que "generalmente la norma ha sido que las reestructuraciones de deuda con el Club de París se produzcan en el marco de un programa del FMI".

El gobierno del presidente Néstor Kirchner ha rechazado un monitoreo del FMI y ha establecido conversaciones con varios países miembros del Club de París para convencerlos de que no es necesaria una mediación de esa entidad.

El Club de París surgió en 1956 para considerar la deuda externa de Argentina. Es un organismo informal que representa a acreedores de Alemania, Holanda, Japón, Suiza, España, Estados Unidos y Canadá, entre otros países.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?