| 8/4/2007 12:00:00 AM

Argentina: piden fin de retenciones a exportaciones agropecuarias

Desde marzo de 2006 el gobierno mantiene un recorte del 50% a las exportaciones de carne vacuna con el que busca aumentar la oferta local y bajar el precio a los consumidores.

Buenos Aires_ El titular de una de las principales organizaciones rurales de Argentina apuntó el sábado contra el gobierno del presidente Néstor Kirchner, al que exigió poner fin a las retenciones a las exportaciones de los productos agropecuarios y llamó a "sincerar" la inflación.

"Hay que despolitizar la discusión de la carne vacuna. Ha llegado la hora de eliminar totalmente las retenciones, liberar las exportaciones y abrir nuevos mercados", dijo Luciano Miguens, titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), durante el acto de inauguración de la Exposición Rural.

Por primera vez en 121 años, ningún funcionario del gobierno acompañó al titular de la SRA en la apertura de la exposición. El secretario de Agricultura y Ganadería, Javier de Urquiza, se retiró del palco sin pronunciar el discurso que tenía preparado luego de escuchar las acaloradas palabras de Miguens y ante el explicito rechazo de los productores presentes en el acto, que alzaron pancartas con duras consignas contra Kirchner.

Desde marzo de 2006 el gobierno mantiene un recorte del 50% a las exportaciones de carne vacuna con el que busca aumentar la oferta local y bajar el precio a los consumidores.

Pero las organizaciones rurales sostienen que, además de no generar una variación importante en el precio, la prohibición ha hecho que muchos productores abandonen la producción de ganado para dedicarse a la cosecha de soja y maíz, que son más redituables.

La carne vacuna es uno de los principales ingredientes en la dieta de los argentinos y su precio gravita considerablemente en la tasa de inflación, una de las principales preocupaciones económicas del gobierno.

"Ante el inevitable reacomodamiento de los valores se reaccionó de la peor forma: el control de precios. Esta medida tan absurda como ineficaz se aplicó sobre la hacienda en pie, que no es responsable del precio final de la carne. (Los productores) no somos formadores de precios. No fijamos el valor de la hacienda ni el de los cortes en el mostrador", dijo Miguens.

Según el titular de la SRA, con la restricción a las exportaciones de carne aplicada por el gobierno "se ahuyentó toda intención de inversión, se alentó la liquidación de stocks, surgieron circuitos de comercialización paralelos y se distorsionó la transparencia de un mercado modelo".

El recorte a la venta de carne no es la única medida oficial que ha afectado al campo. En enero el gobierno también dispuso un aumento en las retenciones a la exportación de soja para financiar un millonario subsidio a los productores de bienes que conforman la canasta básica, que es utilizada en la medición oficial de precios.

A comienzos de este año la administración de Kirchner intervino el Instituto Nacional de Estadística y Censos. Los empleados del organismo --que hasta ahora había mantenido su independencia durante gobiernos de distinto signo político e incluso bajo la dictadura-- denunciaron que el gobierno pretende modificar la forma en que se calcula el índice de costo de vida para obtener un guarismo más favorable.

Organizaciones de consumidores y economistas sostienen que el índice oficial de inflación está muy por debajo de los aumentos reales de precios.

Miguens calificó a los controles de precios aplicados por el gobierno de "dañinos y contraproducentes" y sostuvo que "a la inflación se la debe combatir no esconder. Combatir por sus causas y no por sus efectos".

Argentina, quinto productor mundial de carne, exportó el año pasado un 21,6% menos de lo exportado en 2005, de acuerdo con los datos oficiales del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?