| 11/26/2008 12:00:00 AM

Argentina lanza su plan de rescate económico.

BUENOS AIRES- La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció el martes un plan anticrisis con el objetivo de revertir la desaceleración del país sudamericano ante el derrumbe financiero internacional.

Fernández anunció un paquete de medidas fiscales para promover la inversión y el empleo, al tiempo que presentó un ambicioso plan de obras públicas por 21.000 millones de dólares para sostener la economía y duplicar los puestos de trabajo en el sector.

La presidenta dijo que las obras públicas se financiarán con fondos del Gobierno y con los recursos que pasarán al Estado tras la nacionalización de los privados fondos de pensión, que contaban con unos 23.000 millones de dólares, y que anualmente aportan unos 4.000 millones de dólares.

"Esta situación excepcional amerita tambien soluciones excepcionales", dijo la mandataria al anunciar el plan de obras públicas en un acto organizado por la Cámara Argentina de la Construcción.

Más temprano, frente a los empresarios de la Unión Industrial Argentina (UIA) Fernández había anticipado que enviará un proyecto de ley de beneficios fiscales para la creación de puestos de trabajo e incentivos a la repatriación de capitales.

El programa de medidas llegará al Congreso el miércoles y estará acompañado por la puesta en marcha de un nuevo Ministerio de Producción, según señaló la mandataria ante un grupo de empresarios.

Luego de crecer durante un lustro a tasas superiores al 8 por ciento, la economía argentina está cerrando el 2008 en medio de señales de una merma de la actividad por el derrumbe financiero internacional y problemas internos.

"Mañana (miércoles) voy a enviar al parlamento argentino un proyecto en materia de regularización tributaria, promoción del trabajo registrado (...) y también sobre repatriación de capitales", dijo la presidenta.

Fernández había dicho meses atrás que el país estaba protegido de la tormenta que se propagó desde Wall Street sobre buena parte del mundo, pero los últimos indicadores dan cuenta de que el boom económico argentino comienza a languidecer.

Casi sin acceso al crédito internacional y con una inversión insuficiente para apuntalar la economía, la debacle externa golpeó fuerte a la bolsa y los bonos de Argentina, que perdieron cerca del 50 por ciento de su valor desde octubre.

La desconfianza frenó al consumo, que representa más del 65 por ciento del Producto Interno Bruto, y la Casa Rosada debió admitir que la actividad será menor en el 2009 de lo que fue en los últimos seis años.

Un sondeo de Reuters realizado el martes en el Congreso que realizó la UIA, previo a los anuncios, mostró que ocho de cada 10 industriales desaprueba la gestión de Fernández.

Entre los economistas, el plan generó dudas.

"El gran problema no es el incremento de gasto público (...) el problema es que se está contrayendo el gasto privado, y el problema es la financiación del gasto de la política fiscal expansiva", dijo el economista Miguel Angel Broda.

"Enfrentamos un 2009 donde la mayoría de los economistas están pensando que cero es un buen número de crecimiento", agregó en declaraciones a un canal de televisión.

MEDIDAS

El paquete fiscal contempla: condonación de deudas tributarias, desgravación de impuestos para nuevos empleos, beneficios para quienes blanqueen o traigan su capital desde el extranjero para invertirlo localmente en infraestructura, sector inmobiliario, agroganadería o industria.

El sector empresario recibió con beneplácito al plan, que será detallado el miércoles en una conferencia de prensa, luego de haber regado los medios con reclamos al Gobierno de que adopte medidas tendientes a mantener el nivel de actividad.

"Las medidas son auspiciosas porque generan confianza y hay una señal muy fuerte que aplaudimos con la creación del Ministerio de la Producción", dijo Osvaldo Rial, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina.

Poco antes de la revelación del plan de prerrogativas fiscales, el Gobierno aseguró contar con los recursos necesarios para pagar los vencimientos de su deuda soberana, en un intento por despejar las dudas que sobrevuelan la situación financiera del país.

"Hoy el Estado (...) cuenta con los recursos e instrumentos necesarios para cumplir con los vencimientos de los servicios de la deuda, aún manteniéndose las difíciles condiciones de los mercados financieros internacionales", dijo el ministro de Economía, Carlos Fernández, en una reunión empresaria.

La tercera economía latinoamericana enfrenta compromisos de deuda por unos 20.000 millones de dólares en el 2009, prácticamente sin acceso al crédito internacional y con la crisis financiera global aún en pleno desarrollo. 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?