| 1/28/2007 12:00:00 AM

Argentina: expectativa por llegada de facilitador español

El diálogo directo entre los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez está cortado desde hace diez meses, mientras la Argentina y Uruguay dirimen su pleito ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Buenos Aires.- El diplomático hispano Juan Antonio Yáñez, designado por el Rey Juan Carlos de España para una gestión "facilitadora" en la controversia argentino-uruguaya por la instalación de plantas de pasta de celulosa, iniciará el lunes en Buenos Aires su tercera visita al Río de la Plata.

Yáñez, embajador de su país en las Naciones Unidas, ha realizado gestiones en Helsinki con directivos de la empresa finlandesa Botnia, que construye la planta en la margen uruguaya de un río fronterizo. Esa obra provoca la enérgica oposición del gobierno argentino y de "Asambleas Ambientales" de este país, por sus posibles efectos contaminadores.

El diplomático viajará el martes a Uruguay para proseguir su gestión. El gobierno de Montevideo niega que las fábricas de celulosa puedan dañar al medio ambiente porque asegura que aplicará la más moderna tecnología para evitarlo.

Los "ambientalistas" de las ciudades ribereñas argentinas de Gualeguaychú, Colón y Concordia, aunque con distintos matices, han bloqueado los puentes que conducen al Uruguay sobre el compartido Río Uruguay, lo que ha provocado protestas del vecino país.

La Argentina acusa a Uruguay de haber violado el estatuto bilateral que gobierna todo lo relativo al Río Uruguay, incumpliendo la obligación de consulta y consenso para toda modificación que afecte ese curso de agua compartido.

Uruguay lo niega y reitera que no negociara con la Argentina si prosigue el corte de los puentes, que Kirchner rehusa liberar utilizando la fuerza.

El matutino Clarín dice el domingo que entre las propuestas que traería Yáñez figurarían la propuesta de que Botnia construya tuberías que arroje los afluentes contaminantes a 20 kilómetros más al sur de la ciudad turística argentina de Gualeguaychú, principal centro de oposición a la planta.

Agregó que otra propuesta sería agregar un filtro cuádruple a la chimenea de la planta para evitar emanaciones de mal olor o un cambio del sistema técnico para no utilizar el cloro, altamente contaminante, en la fabricación de la pasta de celulosa.

Los "ambientalistas" de las ciudades situadas en ribera argentina dicen que solamente desistirán de los bloqueos, si las plantas de celulosa se mudan del Río Uruguay, posibilidad que parece cada vez más remota.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?