| 8/9/2007 12:00:00 AM

Analizan costos de los cortes en los servicios bancarios

Este será uno de los temas durante el Congreso Estratégico de Tecnología CLAB.

Bogotá_ Los desastres naturales o ataques terroristas no pueden parar las operaciones de los bancos de hoy. Este es uno de los mensajes del próximo Congreso Estratégico de Tecnología CLAB y Mercadeo Financiero, organizado por la Federación Latinoamericana de Bancos, FELABAN, los días 22 al 24 de Agosto en la ciudad de Miami.

En lugar de billetes o monedas, el dinero de hoy se guarda en forma digital y se utiliza a través de unos "clicks". Para el banco y para el cliente, todo debe funcionar permanentemente y sin interrupciones y el dinero tiene que estar siempre disponible. De ahí que las consecuencias de un desastre natural, donde los servicios del banco no estén disponibles, no seria nada menos que un segundo desastre.

"El tiempo no está a favor de los bancos durante una crisis," dijo Agustin Abalo, Director de Operaciones y Chief Information Officer (CIO) del Banco Santander International en Miami, quien participará como conferencista del VII Congreso Clab, con el tema ¿Listos para hacer frente a un desastre? "Toda la información está almacenada en forma digital. Las transacciones y los clientes no pueden parar de trabajar en Madrid, por ejemplo, debido a un problema en Miami o Nueva York. Los servicios del banco tienen que estar siempre disponibles", dijo.

Banco Santander International en Miami es ejemplo de los bancos globales de hoy. Tienen clientes en todas partes del mundo. "Nuestros clientes, como los clientes de todos los bancos, confían en que el banco tendrá su dinero disponible cuando lo necesiten," agregó Abalo. Los clientes hoy no paran sus negocios debido a un problema con su banco."

Este tema tan importante forma parte de la agenda de los tres días del Congreso CLAB.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?