| 2/1/2006 12:00:00 AM

América Móvil llegó a los 93 millones de clientes

Durante 2005 la empresa de del magnate mexicano Carlos Slim sumó 32.2 millones de nuevos clientes.

La empresa de telefonía celular, América Móvil, del magnate mexicano Carlos Slim alcanzó un total de 93.3 millones de clientes al cierre de 2005 en los 13 países en donde tiene presencia en el continente americano, 52,7% más que los obtenidos en 2004, con lo cual se consolidó como uno de los operadores más grandes del mundo.

Esto significa que durante 2005 la empresa de Slim sumó 32.2 millones de nuevos clientes.

De esta forma, la empresa tuvo un aumento de ingresos de 30.8% y su utilidad neta creció, 85.4% más que la reportada en 2004.

La compañía explicó que este comportamiento en las ganancias se explica por la combinación del resultado de operación, ganancias cambiarias y beneficios no recurrentes asociados a la reestructuración corporativa que realizó durante el cuarto trimestre de 2005.

En México, a través de Telcel, el número de clientes subió un 24,5% en 2005 hasta casi 36 millones. Brasil cerró el año con 18,7 millones de suscriptores, un 36,6% más que año anterior. Colombia, a través de Comcel, registró una cifra récord de clientes con 8 millones de nuevas suscripciones en 2005 alcanzando los 13,8 millones de usuarios.

En Estados Unidos, Tracfone, filial que opera bajo el esquema de comercializadora, sumó una base de 6.1 millones de clientes, casi 40% más que los obtenidos en 2004.

Asimismo, América Móvil indicó que durante el cuarto trimestre del año pasado realizó una reorganización para dar mayor flexibilidad a la estructura corporativa, con el fin de mejorar el control, supervisión, administración y contabilidad de las subsidiarias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?