| 5/29/2009 12:00:00 AM

America Latina presenta leves mejorias frente a las demás economías mundiales.

Las monedas y las acciones de América Latina subían el viernes luego de que los inversionistas extranjeros, hambrientos de rendimientos altos, desafiaran el riesgo y pusieran su dinero a trabajar en los activos de los mercados emergentes.

NUEVA YORK - El apetito por los activos emergentes ha aumentado, ya que el creciente optimismo respecto a que la economía mundial habría superado lo peor de la recesión ha alimentado la demanda por valores más riesgosos.

El dólar estadounidense cayó a su nivel mínimo en cinco meses frente a una canasta de seis monedas y esto impulsó a la mayoría de las unidades en América Latina.

En las operaciones de comienzos de la tarde en Nueva York, el índice dólar caía un 1,4% a 79,420, después de haber caído hasta 79,372, su nivel más bajo desde mediados de diciembre. Actualmente registra una baja de más de 6% en el mes y se encamina a su caída mensual más grande desde 1985.

El real brasileño avanzaba un 1,98 % a 1,970 reales por dólar, cruzando la barrera sicológica de 2 reales por dólar. La moneda subió 10,4% por cuento en mayo, su mejor mes desde abril del 2003.

El peso colombiano trepó en un 1,72 % a 2.137,5 unidades por dólar, minutos después de que el Banco Central bajara la tasa de interés del país en 100 puntos básicos a un mínimo histórico de 5 por ciento.

El peso se ha apreciado más de 18 % desde sus mínimos de febrero, cuando se debilitó a más de $2.600 por dólar.

Por su parte, el peso mexicano cerró con un alza del 0,57 % a 13,170 unidades por dólar para la venta, aunque redujo parte de sus ganancias iniciales después que el banco central dijera que reduciría sus ventas de los dólares en el mercado cambiario.

Tanto la moneda como la economía mexicanas, que se encuentran estrechamente ligadas a Estados Unidos, dependerán de los avances que tenga la economía de Washington.

Las acciones latinoamericanas subían. El índice MSCI para la región avanzaba un 1,54% a 3.046,29 unidades, alcanzando su nivel máximo en ocho meses.

Sin embargo, el índice bursátil Bovespa de Brasil caía un 0,6 %, debido a los temores en Wall Street por la posible quiebra del fabricante de autos General Motors Corp. y los datos que revelaron una caída inesperada en la actividad empresarial de la región central de Estados Unidos.

El índice de acciones IGRA de Perú, fuertemente relacionado con las materias primas, subía un 2,75 %, alentado por un alza del dólar, que hizo más atractivas a las materias primas denominadas en la unidad estadounidense.

Los diferenciales de la deuda soberana de los mercados emergentes, la prima que los inversionistas demandan para optar por activos más riesgosos en lugar de los bonos del Tesoro, se ampliaba en 10 puntos base a 456 puntos, según el índice EMBI+ de JP Morgan.

El bono global de Brasil con vencimiento en el 2040, considerado el cupón de referencia de los mercados emergentes, subía ligeramente a 130,750 en precio, rindiendo un 5,146 %.

 

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?