| 8/9/2010 12:30:00 PM

América Latina está en los albores de la década de "la gran oportunidad"

América Latina está "en los albores" de la década de "la gran oportunidad" aunque los países deben "ceder algo" en el proceso de integración para "juntos ser mas soberanos", destacaron hoy el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, y el de la ALADI, José Fernández Estigarribía.

Montevideo.- Iglesias y Fernández Estigarribía participaron en el coloquio "El sueño de la integración Latinoamericana 50 años después", que reunió en Montevideo a políticos, legisladores y expertos de varios países de la región, con motivo del medio siglo transcurrido desde el inicio de ese proceso.

La región es "más sabia" que hace 20 años y tiene "gran experiencia" para capitalizar "lo que hay que hacer y como hacerlo" en materia económica, dijo Iglesias.

Pero, además, los países latinoamericanos tienen "un dividendo espectacular" en el precio internacional de las materias primas, por lo que se encuentran ante "una gran oportunidad", agregó.

La ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración) está inmersa en la "integración silenciosa" y "no participa de las grandes decisiones" pero "vela por el cumplimiento eficiente del sustento jurídico de numerosas resoluciones políticas que se toman en otros ámbitos", enfatizó por su parte Fernández Estigarribía.

El proceso latinoamericano de integración comenzó en 1960 con la creación de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC) y tuvo en la ALADI su continuidad histórica y jurídica, con la firma el 12 de agosto de 1980 del Tratado de Montevideo que le dio origen.

Esta institución multilateral está integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela y tiene su sede permanente en la capital uruguaya.

Iglesias alertó sobre la forma de "mitigar los riesgos" de la crisis internacional y sortear las "turbulencias" de la economía mundial.

"Ello es posible, y fortalecer los organismos regionales es una de las principales formas", dijo, frente a un auditorio de políticos, legisladores y economistas de varios países.

El secretario general iberoamericano exhortó a todos a "actuar con mucho pragmatismo" y a "no intentar dar pasos más largos que las piernas".

"Muchas veces el sueño se nos hizo demasiado sueño y copiamos modelos europeos", subrayó en ese sentido.

En su opinión, se debe "profundizar la infraestructura y las empresas regionales ampliar la cooperación financiera, y con ello disminuir los riesgos en el proceso de crecimiento y desarrollo".

Admitió, asimismo, que la "visión pesimista" que tienen "algunos políticos y empresarios" sobre el proceso "es debido a que no se ha avanzado en la profundidad debida en el caso de las integraciones formales, especialmente en Suramérica".

Una de las razones para esa poca dinámica es la "falta de suficiente coraje" para hacer frente a las asimetrías entre los países grandes, medianos y pequeños, consideró.

"También conspiraron intereses corporativos y hubo altibajos en la voluntad política de la integración", agregó.

En el mismo acto, el presidente uruguayo, José Mujica, coincidió en que la región tuvo "frustraciones, retrocesos y algunas caídas" en el proceso durante las últimas cinco décadas, pero señaló que la ALADI "siguió haciendo un trabajo de hormiga y mantuvo prendida la llama" de la vocación integradora.

"Si no caminamos más rápido es porque no pudimos", afirmó el gobernante, que reclamó mayor integración "de la cultura y la inteligencia" y recordó que lo que hasta hace un tiempo era el "sueño de la integración" ahora se convirtió en "la angustia de ser juntos o padecer".

"Manejamos la globalización o ella nos maneja a nosotros", recalcó Mujica.

El ex líder guerrillero lamentó también que "las masas de overol (mono o vestimenta de trabajo de una sola pieza), los sin dientes, los pobres no están incorporados a la integración regional".

"Todavía es un fenómeno de elite, de intelectuales, porque hemos fallado los partidos políticos en transmitir a las masas que en estos procesos (de integración) se juega el porvenir de nuestros pueblos", enfatizó.

Según Mujica, lo que se hizo hasta ahora "no está mal hecho, pero no es suficiente" y hay "un desafío enorme por delante", en el que, "junto a la economía y la inteligencia, hay que meter a las masas", porque "sin pueblo es muy difícil avanzar", afirmó.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?